Todas las actividades

De pintor a cineasta

Diálogos entre el cine y la pintura (V): de pintor a cineasta

ciclos de cine

Diálogos entre el cine y la pintura (V)

El quinto ciclo de la serie Diálogos entre el cine y la pintura se dedica a analizar la influencia de su formación como pintor en determinados cineastas.

17 de junio de 2015, 18:00

24 de junio de 2015, 18:00

1 de julio de 2015, 18:00

8 de julio de 2015, 18:00

La relación entre el cine y la pintura ha sido una constante ya desde el mismo nacimiento del llamado “Séptimo Arte”. No en vano, Jean-Luc Godard, primero en una conocida ponencia y después en su filme La Chinoise (1967), definía a Louis Lumière como “el último pintor impresionista”, una etiqueta que, ciertamente, sintetiza el evidente parentesco entre ambas artes visuales.

Ya en los orígenes del cine convivían el primitivo “Film d’Art”, que recreaba cuadros famosos mediante la técnica del tableau vivant para dotar de distinción a sus producciones, con un cine de aspiración popular, especialmente el de ambientación histórica, limitaba las relaciones con la pintura al uso de los lienzos como meros modelos para lograr una adecuada recreación del momento histórico.

Aunque esta segunda vertiente se ha mantenido latente a lo largo de toda la historia del cine, la irrupción de las vanguardias alteró las relaciones entre ambas disciplinas artísticas. Si hasta ese momento esos vínculos eran unidireccionales –con la pintura influyendo de manera notable en el cine, pero sin apenas retorno– la aparición de una generación de artistas –que además pertenecía a la primera generación de espectadores cinematográficos– propició que se entablara un auténtico diálogo entre las dos artes que derivó primero en el desarrollo de diversos movimientos (el futurismo en pintura, el expresionismo en el cine…) pero que posteriormente se ha mantenido en el tiempo, dando lugar a una fecunda relación que ha marcado la evolución de los dos medios.

El objetivo del programa Diálogos entre el cine y la pintura, iniciado en 2014 y que tiene continuación en este ciclo, es recorrer algunos de los aspectos que han vehiculado las relaciones entre el cine y la pintura, presentar esos diálogos que han propiciado la realización de algunas de las películas más singulares de la historia del cine.

De pintor a cineasta

Dentro de la usual relación entre ambas disciplinas artísticas, han sido numerosos los creadores que, a partir de una formación en artes plásticas, han terminado completando una fecunda trayectoria como cineastas. En algunos casos concretos, no obstante, esta formación en el ámbito de la pintura se revela como una etapa determinante en la trayectoria del cineasta, marcando toda la vertiente formal de su cine –desde su manera de componer los planos hasta la fotografía o la iluminación– e incluso, en ocasiones, la propia temática de sus filmes.

Entrada: libre hasta completar aforo.
Lugar: salón de actos del Museo Arqueológico de Asturias.