Naturaleza muerta

Naturaleza muerta

María Blanchard (Santander, 1881-París, 1932)

solicitar imaxe

Fecha d'execución:

ca. 1918

Técnica:

Oleu sobre llenzu

Midíes:

80,5 x 60 cm

Procedencia:

Colección Pedro Masaveu

El llenzu Naturaleza muerta, realizáu alredor de 1918 pola artista María Blanchard (Santander, 1881-París, 1932), ye una de les obres sobresalientes del arte de vanguardia que pue contemplase nel Muséu de Belles Artes d’Asturies desque ingresó como parte de la Colección Pedro Masaveu.

Blanchard foi una de les principales representantes españoles de la Escuela de París. Nesta ciudá, onde vivió bona parte de la so vida, asumió influencies d’autores de la talla de Juan Gris, col que tuvo una rellación d’amistá bien grande. El contactu con esti y otros creadores dexó-y tar al corriente de toles novedaes artístiques de la vanguardia parisina y arriquecer la so pintura. A partir de 1916 averóse al cubismu sintéticu, garrando un llinguaxe averáu al de Gris, anque con matices personales en cuanto al usu del color y la lluz. Amás, nestos años la so pintura llamó l’atención del famosu marchante Léonce Rosenberg, qu’adquirió una gran cantidá de les sos pieces cubistes pa la so galería L’Effort Moderne, espaciu espositivu que l’artista compartió con figures como Picasso y Braque.

La obra presente n’Uviéu, que nun apaez fechada nin firmada, desenvuélvese nun formatu vertical frecuente en tolos sos llenzos cubistes. Como ye vezu nestes composiciones, nel planu fonderu reconozse una mesa dispuesta con una de les esquines saliendo escontra l’espectador, lo qu’ayuda a crear una sensación de fondura. Enriba d’ella, l’artista dispón un bodegón con unos oxetos malos d’identificar depués del procesu de deconstrucción al que se sometieron. Destaca sobre’l conxuntu un elementu vertical que quiciabes pueda identificase con una botella, por semeyances con otros trabayos de la mesma temática y estilu.

La imaxe compónse a base de munchos planos xeométricos coloriaos que se superponen. Esta superposición da a la obra sensación d’espacialidá, en contraste cola bidimensionalidá característica del cubismu analíticu, amás d’otros llenzos de la mesma dómina de l’artista. Los planos monocromos y de menor tamañu del cubismu analíticu dan pasu equí a otros de mayor riqueza cromática, que gracies a les sos combinaciones distintes suxeren formes concretes de la realidá. A partir de 1919, los oxetos colos que compón les sos naturaleces muertes van empezar a identificase con más facilidá. Empecípiase asina’l camín de vuelta a la figuración, anque la so esperiencia cubista va dexar una buelga visible a les clares na so pintura posterior.