Pintura

Pintura

Antonio Suárez (Xixón, 1923-Madrid, 2013)

solicitar imaxe

Fecha d'execución:

1958

Técnica:

Oleu sobre llenzu

Midíes:

114 x 145 cm

Procedencia:

Adquisición, 1999

La progresión del pintor Antonio Suárez (Xixón, 1923-Madrid, 2013) hacia l’arte astractu alviértese yá alredor de 1955, cuando l’artista realizó una partida de trabayos sobre papel nos qu’apuntaba esta orientación. Anque los sos monotipos executaos al otru añu volvieron a afitala, nun foi hasta 1957, cola so participación na nacencia del grupu El Paso, cuando la so obra abrazó definitivamente esta modalidá nueva d’espresión, revolucionaria nel contestu del arte español de posguerra.

Esti cuadru, que tuvo presente na XXIX Bienal de Venecia, que consagró a los miembros d’esi colectivu d’artistes, ye un bon exemplu d’esos primeros años de singladura astracta. Enriba d’un fondu apoderáu por games fríes aplicaes con veladures de gris, marrón y blancu, apaecen flotando un conxuntu de manches que pa la so definición l’artista valse de colores como’l coloráu, l’azul y el doráu. Asina, frente a la gravedá y gafura del espresionismu astractu de los sos compañeros d’El Paso, la obra de Suárez siempre se caracterizó por una busca de la elegancia y el refinamientu cromáticu. Javier Barón llegó inclusive a señalar la resonancia máxica que concretamente-y confieren eses manches a esta pieza. De la mesma manera, yá empieza a vese n’obres como ésta la obsesión del artista por xenerar un nucleu, nesti casu movíu un poco escontra la derecha, a partir del que poder articular el restu de la composición. Les veres de la tela, cuasi siempre más lliberada, arropen nesti casu una especie d’estructura circular onde se concentra una lluminosidá abondo difusa, averada a la ensoñación, que paez remanecer de lo más fondo del cuadru.

Pintor intuitivu, siempre roceanu a executar cualquier clas d’estudiu preparatoriu o bocetu pa los sos cuadros, la obra d’Antonio Suárez fixo del xuegu cola materia y el color, más allá de les anécdotes figuratives que dacuando puedan apaecer na so producción, el verdaderu centru del so trabayu. Nesti casu, trátase de la so esmolición polos ritmos cromáticos, que tresmiten un llirismu delicáu, lo que constituye la exa de la so reflexón.