Retratu de Xovellanos nel arenal de San Llorienzo

Retratu de Xovellanos nel arenal de San Llorienzo

Francisco de Goya y Lucientes (Fuendetodos, Zaragoza, 1746-Burdeos, Francia, 1828)

solicitar imaxe

Fecha d'execución:

1780-1785

Técnica:

Oleu sobre llenzu

Midíes:

185 x 110 cm

Procedencia:

Depósitu del Muséu Nacional d’Escultura

Trátase d’ún de los primeros retratos pintaos por Francisco de Goya (Fuendetodos, Zaragoza, 1746-Burdeos, Francia, 1828) en Madrid y ún de los primeros testimonios del apoyu y amistá que Xovellanos dio al artista.

Nesti sentíu, esti retratu fíxose por cuenta de la elevación de Xovellanos al Conseyu d’Órdenes Militares, por decretu de 25 d’abril de 1780 y efectivu dende’l 13 d’agostu, fecha de la real cédula del so nomamientu. Too ello faise patente na solapa de la casaca, onde lluz con arguyu la venera d’Alcántara con un gran llazu verde (color simbólico d’esta orde) a manera d’escarapela. Pero esta pintura tamién tuvo que satisfacer daqué más íntimo: dexar testimoniu de los sos éxitos na casa familiar, coincidiendo cola so vuelta a Xixón. Depués de cuasi quince años d’ausencia, na primavera-branu de 1782, Xovellanos volvió p’Asturies, pero non a títulu personal, sinón en comisión oficial, con orde de trazar y empezar la construcción d’un camín d’Uviéu a Xixón. A eso alude’l paisaxe sobre’l que se recorta la figura bonaz y confiable de Xovellanos: son les güelgues y dunes del arenal de San Llorienzo de Xixón, con una marina con dos buques y otres dos veles allalantrones, una referencia clara al tráficu comercial y marítimu que se quería llevar a Xixón cola apertura d’esa carretera que tenía que siguir a Llión resalvando’l puertu de Payares.

La postura inestable y afectada que pon don Gaspar ye una novedá absoluta nel retratu español, pero habitual nos italianos y británicos de la segunda metá del sieglu XVIII. Sobre manera Goya tuvo que deprender de la que tuvo n’Italia del pintor Pompeo Batoni, retratista consagráu de los viaxeros británicos del Grand Tour. La figura deriva de modelos clásicos: el praxitélicu Sátiru en reposu, el Sátiru con Dionisos neñu, de factura lisipea, y l’Hércules Farnesio de Lisipo. Esta estatua perfamosa estudióla Goya con tol procuru en Roma en 1771. Pero Gil Fillol en 1946, al esponese pela primer vez el cuadru, foi más allá, avisando de la gran semeyanza de composición y postura (fala inclusive d’inspiración) ente ésti de Xovellanos y el retratu de John Musters, xérif de Nottingham, pintáu pol inglés sir Joshua Reynolds, lo que resulta incontestable.

Atopámonos tamién ante’l prototipu del retratu oficial de Xovellanos nos sos díes y hasta feches bien averaes. El cuadru correspuende col estilu practicáu por Goya a primeros de la década de 1780: xunto a duldes evidentes na composición y manexu de la postura, yá se detecten nél les traces d’un pintor valiente y ambiciosu, sabiu y arriesgáu na combinación de color, pola preponderancia de les games verdes, de resonancia simbólica evidente nel retratu d’un caballeru d’Alcántara.