San Pedro

San Pedro

Bartolomé Esteban Murillo (Sevilla, 1617-1682)

solicitar imaxe

Fecha d'execución:

ca. 1670

Técnica:

Oleu sobre llenzu

Midíes:

71,5 x 58 cm

Procedencia:

Adquisición, 2003

El Muséu de Belles Artes d’Asturies caltién, de magar lu adquirió nel 2003, el cuadru San Pedro de Bartolomé Esteban Murillo (Sevilla, 1617-1682), ún de los grandes pintores del barrocu español. Murillo tuvo contactu directu con artistes de la talla de Velázquez y Zurbarán, garrando de dambos el gustu pol clarescuru, anque manifestó tamién nes sos obres la impronta de la pintura académica italiana y d’artistes flamencos como Rubens o Van Dyck. La última etapa creativa del pintor sevillanu, na que realizó esti cuadru, supón un momentu de plena madurez del artista, nel qu’asimiló y perfeccionó estes y otres influencies, evolucionando tanto técnica como iconográficamente pa consiguir composiciones más complexes y harmonioses a base de pincelaes más sueltes.

El cuadru recueye la iconografía tradicional del apóstol, que se representa vieyu y llevando dos de los sos atributos: la llave y un gran llibru que podría contener les sos Epístoles. Amás, San Pedro amuésase n’actitú murnia, mirando en tientes pal espectador y cola cabeza un poco de llau. Esta actitú del apóstol manifiesta los preceptos contrarreformistes polos que les imáxenes teníen que tresmitir emociones y provocar pasiones nel espectador. Ello ye que Murillo avezaba a incluyir nes sos obres tipos populares qu’establecíen un vínculu ente lo terrenal y lo celestial pa causar un mayor impacto sobre’l fiel.

Na llinia de los retratos velazqueños, el fondu configúrase al traviés d’un tonu neutru sobre’l que s’estrema la figura del apóstol, buscando unes calidaes de lluz y solombra poco acentuaes pa evitar los contrastes tan marcaos d’etapes anteriores. Tamién la pincelada recurre al estilu de Velázquez, siendo nesti casu bien suelta y vaporosa en delles zones, anque más apertada n’otres pa enfatizar dellos detalles como les manes del santu. La composición ta equilibrada perfectamente a partir de la forma piramidal, con unos vértices que coincidiríen cola cabeza del apóstol, el llibru y el mantu que cai sobre’l so brazu derechu, con un tonu que compensa tamién el del infoliu. Too ello introduznos na impronta personal de Murillo, qu’asimila les influencies de la so redolada pero apurre un halu de personalidá bonu de reconocer nes sos obres, un aspectu que lu convirtió nún de los pintores más cotizaos de la escuela barroca sevillana.