Blog

Cuadros Cantados (III): Rodrigo Cuevas

Publicado el 18 de mayo de 2020

Cuadros Cantados (III): Rodrigo Cuevas

Con motivo de la celebración del Día Internacional de los Museos 2020, Rodrigo Cuevas ha interpretado dos canciones inspiradas en obras de la colección permanente del Museo de Bellas Artes de Asturias: Filandón en Monasterio de Hermo, de Luis Álvarez Catalá, y Danza gitana, de Hermen Anglada-Camarasa. Además del vídeo realizado por el artista, Cuevas nos explica su elección y el porqué de la misma.

Pa reinterpretar “Filandón” dende’l puntu de vista audiovisual, lo primero que me vien a la mente ye da-y vida al cuadru, facer un paisaxe sonoru de lo qu’ehí acontez. Por suerte tenía tolos elementos en casa:

Pueden oyise les cardes cardando llana de oveya xalda; puede oyise la zuela pegando contra una madreña a mediu facer; los panderos cuadraos, el fueu y un cantar.

El cantar qu’escoyí pa la primer parte ye un cantar de la zona de Monesteriu d’ermu; el llugar onde ta ambientáu’l cuadru; un cantar que llegó a los mios oídos al traviés de la voz de Concha i Clara, Concha de Tresmonte; que bien podía tar tocando’l pandeiru n’esa l.lariega. Les coples tamién son escoyíes d’ente les coples qu’ella solía cantar.

 

Tengo la mano pesada

no la puedo aligerar

soy hija de un labrador

mañana tengo que arar.

 

Fuiste mi primer amor, 

tú me enseñaste a querer

no me enseñes a olvidar, 

que no lo quiero aprender.

 

Pa “Danza Gitana”, escoyí “el Romance de la Cautiva”, en versión tamién de Concha; faciendo, tanto ella, como’l fueu de elementos que xunen les dos pieces. El fuéu pa mi ye reflexu de humanidá, de comunicación y de comunidá; daqué que me parez mui importante en dambes escenes.

El romance, estendíu por tola península, fala d’una muyer cristiana, cautivada polos moros cuando yera neña; que por casualidá ye rescatada por un caballeru que la lleva casualmente a la so casa y enllegando decátense que son hermanos. Gústame munchu la versión de Concha porque nel final hai una coda na que ella fala de la vida colos moros, que nun taba del tou mal. Tamién pueden vese matices llingüísticos de quien fala n’una llingua y canta n’otra.

Nel cuadro puede vese un home baillando con un traxe de volantes; al son, podría ser d’esti romance, y tamién lliberáu, como la cautiva del romance. Una vegada más; el fueu fai d’elemento al rodiu del cual trescurrieron les reuniones y onde se fizo la tresmisión de conocimientos sieglu tras sieglu.

N’estos tiempos de cuarentena, toi mui sensibilizáu con la esencia de les coses, con lo que ye prescindible y con lo que nun quiero que falte na mio vida. Y n’estos cuadros vense 2 escenes que nun quiero que falten. Nun quiero que falte la xente, el fueu, la música, les hestories, la danza, la seducción, el cortexu, la llibertá…

….el resto sóbrame.

 

Rodrigo Cuevas

 

comments

Add a comment

Fields marked with an asterisk are mandatory.