De Somnis VII

De Somnis VII

Pablo Palazuelo (Madrid, 1916-Galapagar, Madrid, 2007)

solicitar imagen

Fecha de ejecución:

1998

Técnica:

Óleo sobre lienzo

Medidas:

233,7 x 158,6 cm

Procedencia:

Depósito particular

Ejecutada en 1998, en De somnis VII destaca, en primer lugar, el sentido aristoso de la composición, basada en leyes numéricas y articulada en torno a una serie de ángulos y líneas quebradas de marcado empuje vertical y poderosa tensión. Al lado de esos elementos, también merece la pena destacar el papel tan importante que, como en la mayor parte de los trabajos de Pablo Palazuelo (Madrid, 1916-Galapagar, Madrid, 2007), juega la diagonal, que es fuente de energía y elemento dinamizador de la pieza, además de recurso que sirve al pintor para realizar en el interior de la misma su tan ansiado tránsito de unas formas en otras, y no a otras, como a él mismo le gustaba matizar. En cuanto a los tonos que se emplean, destaca la gama de negros y grises que aparece aplicada de manera bastante plana. Esos colores se ven animados por las zonas de amarillo, blanco y azul claro que agilizan la composición. Focos de luminosidad, este efecto también logra filtrarse de arriba hacia abajo gracias a una afilada línea vertical que atraviesa, a modo de vector de energía, y como si de un estilete se tratara, la estructura dura y compacta del cuadro, generando algo parecido a una sacudida.

Toda esta energía que recorre internamente la obra, y que empuja a que el espacio se resuelva como campo sobre el que se despliegan una serie de fuerzas contrapuestas, hace que al final ésta adopte una apariencia que trasciende la mera pintura para proyectarse hacia otras manifestaciones como la escultura y la arquitectura. En este sentido, el cuadro, aparte de pintado, parece haber sido también cincelado y edificado. En su verticalidad, existe por parte del artista un deseo de reivindicar cierta nerviosa temporalidad inherente a otros trabajos suyos. También se observa un interés por enfatizar un carácter ascensional, muy orientado hacia todo lo relacionado con el mundo de lo espiritual. Finalmente, el esfuerzo que se aprecia en esta obra por sintetizar lo máximo posible las formas, puede ser relacionado con la afición de este artista por la música y los ritmos sincopados. Las notas, entendidas como unidades rítmicas, serían sustituidas en la superficie pictórica por lo que este pintor denomina con el término de yantras o, lo que sería lo mismo, diagramas bidimensionales de fuerza.