Figura sentada

Figura sentada

Faustino Goico - Aguirre (Oviedo, 1905 - Madrid, 1987)

solicitar imagen

Fecha de ejecución:

h. 1936 - 1937

Técnica:

Piedra de Escobedo

Medidas:

75,5 x 44,5 x 55,3

Procedencia:

Adquisición por el Museo de Bellas Artes de Asturias en 1997

Faustino Goicoechea Aguirre, más conocido como Goico – Aguirre, es, de entre la nómina de escultores asturianos activos en el primer tercio del siglo XX, el que desplegó la trayectoria más innovadora y vanguardista. Su labor escultórica, intensa y concentrada, se desarrolló sólo desde la década de 1920 hasta 1937, año en que, en el contexto de la Guerra civil y como consecuencia de su ideología de izquierdas, fue internado en un campo de concentración en Muros de Noya. En el Museo de Bellas Artes de Asturias se conserva una nutrida representación de su obra -que engloba no sólo la escultura, sino también dibujos y acuarelas, ilustraciones y grabados-, enriquecida gracias a las donaciones realizadas por sus herederos en 1993 y en 2017.

Pensionado por la Diputación Provincial de Oviedo para ampliar sus estudios artísticos, primero en Madrid y luego en el extranjero, su producción estuvo especialmente marcada por sus estancias en Italia y en París de 1929 – 1931, donde absorbió corrientes internacionales como el postcubismo francés y otras tendencias figurativas italianas de los años veinte. Esto es especialmente patente en Figura sentada, donde aúna clasicismo con una síntesis formal postcubista, de corte geométrico y decorativismo decó.

En este desnudo femenino Goico aplica un canon corto que, junto con el carácter cilíndrico de las extremidades y el marcado abocetamiento en manos y pies, son característicos de sus obras posteriores a su etapa parisina. Esto contribuye a generar una pieza de volúmenes netos, contundentes, enfatizados por un tratamiento muy pulido de la superficie. La disposición de brazos y piernas, y el giro del torso imprimen a la escultura cierto dinamismo. Particularmente interesante es la geometrización de los rasgos del rostro y, especialmente, de los cabellos, que recuerda a la obra de otros artistas como Henri Laurens (1885 – 1954) y Ossip Zadkine (1890 – 1967). No obstante, quizás su referente más claro sea Mediterráneo (1905), del escultor francés Aristide Maillol (1861-1944), a la que se asemeja no sólo por la disposición de la figura, sino por el carácter de ensimismamiento y ensoñación con el que ambas se representan.

Esta pieza, que perteneció a Belarmino Cabal, fue trasladada a su material definitivo mediante saca de puntos por Enrique del Fresno en 1940 y restaurada tras su adquisición por el Museo.