Blog

Obras del mes de Agosto

Publicado el 4 de septiembre de 2017

Obras del mes de Agosto

Os presentamos las obras del mes de agosto seleccionadas por expertos del Museo de Bellas Artes de Asturias.

Aguadoras en la Plaza de San Marcos de Venecia

Con nuestra primera obra viajamos a Venecia para descubrir cómo pintó la ciudad Ulpiano Checa en este cuadro, titulado Aguadoras en la Plaza de San Marcos de Venecia, realizado hacia 1885.

El cuadro representa una escena costumbrista, a la que sirve de fondo el Palacio Ducal: a la izquierda se ve la Puerta de la Carta y sobre la columna en el ángulo de la logia se puede ver el Juicio de Salomón de Nanni di Bartolo. Las aguadoras, con calderos de cobre y baldes de madera y hierro, se disponen en diagonal, ofreciendo así cierto dinamismo a la composición. La atención al detalle se hace patente tanto en la arquitectura como en la policromía y detalles escultóricos y ornamentales. Además, el colorido destaca la sutileza de los tonos grises, entonados con suavidad con los anaranjados y azules.

La muerte de Abel

Diego Polo es el autor de La muerte de Abel, obra realizada en el segundo cuarto del siglo XVII.

Poco se sabe de este pintor, nacido en Burgos hacia 1610 y fallecido en Madrid hacia 1655. Parece que se formó artísticamente con Antonio de Lanchares y luego en El Escorial, donde estudiaría los lienzos venecianos allí conservados. La influencia de Tiziano en su pintura es clara, tanto en el color como en el tipo de pincelada, suelta y desecha, como bien muestra esta pintura, expuesta habitualmente en la sala 1 del Palacio de Velarde.

 

 

Mineros asturianos

Mineros asturianos es una obra realizada en 1928 por Mariano Moré que habitualmente está expuesta en la sala 20 de la Ampliación.

Los motivos de faenas carboneras, frecuentes en la década de 1920 en la producción de Evaristo Valle, fueron también habituales en la pintura de Mariano Moré.

El cuadro muestra a cuatro únicos personajes, mineros, que han acabado su jornada de trabajo. Están representados en un escenario de arrabal semiurbano. Un camino, una montaña y una chimenea son los escuetos elementos, distribuidos en una vertiginosa pirámide óptica que dirige la mirada del espectador desde la semipenumbra marcial del primer plano hasta el clamor simbólico del fondo. La obra destaca, además, por su espléndido estudio de perspectiva lineal y por su elocuente paisaje de fondo.

Ayer y hoy

Nuestra última obra del mes es este cuadro de Cecilio Pizarro, Ayer y hoy, pintado en 1863, que se expone en el Museo de Bellas Artes de Asturias como depósito del Museo Nacional del Prado.

El cuadro se compone de dos imágenes, correspondientes a dos épocas distintas de un mismo sepulcro monumental de estilo gótico. La imagen izquierda se situaría en un pasado medieval, correspondiéndose la de la derecha a la época del pintor. Ambas imágenes se contraponen, mostrando la primera un espacio interior en penumbra, de recogimiento y espiritualidad, frente al espacio abierto, público y lúdico de la segunda, en donde se presenta el mismo edificio abiertamente deteriorado. Al lenguaje gótico de una se le opone el estilo costumbrista y pintoresco de la otra, reforzado a su vez por las figuras que pueblan el lienzo -caballeros orando frente al intacto sepulcro y niños jugando sobre las ruinas- y que participan de la escena enfatizando la veneración hacia el monumento o la irresponsabilidad inconsciente de quien permite su deterioro.

Esta temática de la ruina, tan recurrente entre los artistas románticos como emblema de la nostalgia y metáfora de la mirada melancólica hacia un pasado perdido, le sirve aquí al pintor para plasmar una crítica y una preocupación compartidas por toda una amplia generación de artistas: el estado de deterioro en el que se encontraba sumido el patrimonio artístico nacional, a raíz de las continuas campañas bélicas y, sobre todo, por las sucesivas leyes desamortizadoras promovidas por los gobiernos liberales a lo largo del siglo XIX -la de Mendizábal en 1836-1837, la del general Espartero en 1841 y la de Madoz en 1855-, tan imprescindibles para la economía y la sociedad española, como perjudiciales para el mantenimiento de conventos, iglesias y palacios de gran valor arquitectónico.

Si quieres saber más sobre la obra: https://www.museodelprado.es/…/a5ce7f1a-ccd3-456f-8867-bd42…

 

comments

Add a comment

Fields marked with an asterisk are mandatory.