Blog

Obras del mes de Junio

Publicado el 14 de julio de 2017

Obras del mes de Junio

Os presentamos las obras del mes de mayo seleccionadas por expertos del Museo de Bellas Artes de Asturias.

 

La cueva de Covadonga

Se trata de un óleo sobre lienzo pintado por Genaro Pérez Villaamil en 1850. En él, el pintor muestra una visión totalmente idealizada del santuario. Así mismo, la visión de la España costumbrista y pintoresca que tanto se empeñó en retratar Villaamil adquiriría un renovado protagonismo en la escena de la parte inferior, donde una comitiva de peregrinos, vestidos con trajes regionales, confieren al santuario ese aire de cotidianeidad y devoción popular en el que los elementos humano y arquitectónico se fusionan para reforzar el mensaje patriótico propio de la representación romántica.

Para saber más: http://www.museobbaa.com/obra/la-cueva-de-covadonga/

 

Cubo vacío ascendente-descendente

Esta pieza, que se puede ver habitualmente en la sala 24 del edificio de Ampliación, es obra del escultor ceutí aunque vinculado a Asturias Amador Rodríguez, más conocido como Amador.

En ella se aprecia cómo, a partir del cubo inicial, Amador ha ido sustrayendo de las distintas caras la misma cantidad de hierro hasta configurar una estructura ascendente-descendente que dinamiza esa matriz primera con tendencia al estatismo. Para ejecutar esa labor de desmaterialización se ha tomado como unidad de medida en cada una de sus caras el mismo módulo. La escultura pierde así el monolítico carácter unitario que tenía para mostrar una mayor articulación y, junto a ello, una superior trabazón.

Suele ser costumbre de Amador no priorizar ninguna de las partes. Al vaciamiento de ese perímetro ha de unirse el del espacio interior, que actúa como fuerza activa capaz de proyectar la figura hacia un silencio original. La luz y la sombra irrumpen así de una manera rotunda como agentes transformadores dentro de una estructura que se ha desembarazado de su fisicidad, pero sin debilitarse.

Si te interesa esta escultura, sigue leyendo en http://www.museobbaa.com/obra/cubo-vacio/

 

Des citrons coupés

Obra de Miquel Barceló, realizada en 1998 con su habitual técnica mixta y matérica.

Des citrons coupés pertenece a esta clase de pinturas en las que al artista mallorquín le interesa resaltar, por encima de cualquier otro aspecto, y en palabras de Enrique Juncosa, “las posibilidades metafóricas de la materia en transformación” y la convicción de que toda pintura se basa en la relación entre ese elemento matérico, la luz y la imagen. Además, en representaciones como ésta gravitan algunas de sus referencias culturales más importantes, que el artista mallorquín no dudó desde el primer momento de su carrera en apropiarse: la pintura clásica española en cuanto a la elección del tema y la vinculación con la poética de lo humilde que, por encima de otros referentes, Barceló asimiló durante sus años jóvenes de maestros como Miró y Tàpies.

Si quieres profundizar en esta obra, visita: http://www.museobbaa.com/obra/des-citrons-coupes/

 

San Juan Evangelista

Pintado por El Greco con la colaboración de su taller hacia 1608-1614, este cuadro forma parte de la serie conocida como el Apostolado del Marqués de San Feliz, que el pintor dedicó a los discípulos de Cristo y que se expone en Oviedo.

Como suele ser habitual, El Greco interpretó a San Juan Evangelista en edad juvenil, ligeramente ladeado hacia la izquierda con la cabeza vuelta en sentido inverso buscando el encuentro visual con el Salvador. Sigue en él el modelo de otras series, como la del Museo del Greco, aunque, al reducir sus dimensiones, desaparece aquí su atributo más usual: el cáliz con el dragón.

La riqueza de color y la ejecución, vibrante y abocetada, son características de la producción de este destacado artista, aunque en algunos lugares se aprecian repintes posteriores que endurecen la composición.

comments

Add a comment

Fields marked with an asterisk are mandatory.