Blog

Obras del mes de Septiembre

Publicado el 3 de octubre de 2016

Obras del mes de Septiembre

Os presentamos las obras del mes de septiembre seleccionadas por expertos del Museo.

Felicidad

Cuadro pintado por el artista catalán Dionisio Baixeras (1862-1943) entre 1886 y 1888.
La obra representa a una familia de pescadores en una playa a la luz del sol junto a una barca sobre la arena. En primer término, madre e hija remiendan las redes, mientras un joven marinero charla con la hija. Al fondo, otro pescador, de mayor edad, extiende otra red al sol.
La escena se construye a través de una composición ordenada en planos paralelos, salvo por el leve escorzo (atenuado por su pierna doblada), del marinero. Esto, unido a la condición casi escultórica de las figuras, muy estáticas, y la luz de mediodía suavemente matizada al fondo por la neblina, otorgan a la escena un aire de feliz e intemporal serenidad. La representación del trabajo humilde y concienzudo, en armonía con una naturaleza apacible y hermosa, también contribuyen a generar esa atmósfera tan característica y propicia a la serenidad y el gozo.

Felicidad, Dionisio Baixeras

Alegoría de Asia

Realizado por el pintor Miguel Jacinto Meléndez (1679-1734) hacia 1720.
Esta representación de Asia es el único cuadro conocido hasta el momento de una serie de los cuatro continentes (América, África, Europa y Asia, cuatro partes del mundo conocido) pintados por Miguel Jacinto Meléndez y Nicola Vaccaro (fallecido en 1720) para el Alcázar de Madrid en tiempos de Felipe V.
Asia es representada en este lienzo según los atributos que le otorga Cesare Ripa en su tratado Iconología, de 1593, es decir: como una bella mujer elegantemente vestida, con corona de flores, una palma o ramo de especias en la mano, un incensario, relativo a las esencias aromáticas de Oriente y, como animal alusivo, un camello, que surge silueteado en sombras a la izquierda de la figura. Meléndez añade un cuerno de la abundancia a los pies, del que salen numerosos tesoros, y ha inventado un curioso tocado en el que se combina una preciosa corona de flores, pintada con la maestría que caracteriza al artista, con un gorro de seda en forma de casco que recuerda a los que se suponía que llevaban los turcos y del que cuelga un velo de seda fina.
La riqueza de las sedas del traje y de las joyas de la mujer, pintadas con brillantes colores que hacen que su figura se destaque poderosamente contra el fondo oscuro de lo que parece una cueva; la sabiduría del empleo de la luz que incide sobre los atributos que la identifican como Asia y la fragilidad y la gracia de la figura, convierten a esta obra en un claro ejemplo de lo que será el Rococó.

Alegoría de Asia, Meléndez

Sus dos amigos

En septiembre de 1919 nacía el pintor Juan Barjola (1919-2004), por ello este mes elegimos entre las obras del mes su cuadro Sus dos amigos, pintado hacia 1971.
Juan Barjola es uno de los pintores más representativos del expresionismo figurativo del siglo XX, autor de una obra cargada de densidad, dramatismo y compromiso, crónica existencial y visión desgarrada de la realidad y de la humanidad.
Si te interesa esta figura, no dejes de visitar el Museo Barjola, en Gijón, donde se expone buena parte de su producción como fruto de una donación que realizó el artista y su esposa al gobierno del Principado de Asturias en 1985. Para saber más sobre este museo: www.museobarjola.es

Sus dos amigos, Barjola

El Negrillón de Boñar

Cuadro del pintor asturiano Luis Menéndez Pidal (1861-1932) de 1928.
Este paisaje fue pintado durante el verano de 1928 y recoge el habitual mercado de los lunes en Boñar. El gran olmo, del que hoy queda sólo el grueso tronco, es la referencia de la composición, algo desplazada hacia la izquierda. En torno a él aparecen varias tiendas y se sientan, pasean o tratan diversas personas. El pintor capta en esta obra a la perfección el discurrir cotidiano de la villa bajo la luz clara del mediodía.

El Negrillón de Boñar

comments

Add a comment

Fields marked with an asterisk are mandatory.