Blog

Una aproximación a la restauración pictórica en el Museo

Publicado el 10 de agosto de 2016

Una aproximación a la restauración pictórica en el Museo

El proceso de limpieza y eliminación de los barnices



La conservación y la restauración son partes fundamentales en la actividad de cualquier Museo, ya que en ellas se concentra la responsabilidad de conservar el amplio legado que en él se custodia.

Ambas están además ligadas a labores de investigación, con distintos medios técnicos, que permiten profundizar en el conocimiento de las obras. Y es que, previamente a los procesos de conservación y restauración, el departamento de Restauración del Museo debe realizar una serie de estudios previos, que permitan profundizar en su análisis, composición o las necesidades específicas que pueda tener cada obra. Un proceso esencial antes de acometer acciones directas sobre la obra son por ejemplo los estudios fotográficos, tanto fotografías con luz ultravioleta, reflectografías IR, radiografías o estudios fotográficos completos (que sigan todos los procesos de intervención) de cada parte de la obra. La finalidad de todos ellos es aportar información adicional sobre la pieza a tratar, de modo que se profundice en aspectos como las modificaciones, los daños sufridos o la composición y el comportamiento de los materiales empleados.
Investigación en el Museo

En la entrada de hoy de nuestro blog, la Jefe del Departamento de Restauración del Museo de Bellas Artes de Asturias, Clara González-Fanjul Fernández, nos presenta brevemente una de las operaciones más comprometidas llevadas a cabo por el equipo de restauración del Museo: la limpieza y eliminación de los barnices. Pero antes de conocer más sobre este proceso, quizás sea mejor contestar a la siguiente pregunta: ¿qué es la restauración?

La restauración es una acción directa en la que se interviene sobre la obra afectada, estabilizando los materiales, garantizando su integridad física y facilitando su contemplación.

La limpieza o eliminación de los barnices

Los barnices, que recubren la mayor parte de los cuadros, cumplen una función de capa protectora, pero con el paso del tiempo pueden llegar a perder esa función primigenia y a alterar la percepción de un cuadro formando una cortina ocre que deforma y altera los colores. También hay ocasiones en que la capa oscura de barnices es producto de una aplicación artificial, fruto por ejemplo de la aplicación de betún de Judea para darle un aspecto envejecido.

Cuando un barniz está oscurecido, debe de ser eliminado y sustituido ya que transforma el aspecto normal del cuadro. Esta operación es quizás el proceso de intervención más arriesgado debido a que es irreversible: si el restaurador “se pasa” en la actuación, se eliminan veladuras o tonos medios ya no hay solución posible, quedando la obra descarnada, de manera que sólo proyectaría una imagen pobre al espectador.

Antes de acometer la limpieza hay que tener claro lo que se considera pátina de la obra y valorar lo que se elimina, ya que hay muchos grados de limpieza y también muchos tipos de barnices. Deben hacerse también pruebas de solubilidad por colores para ver la resistencia de cada uno de ellos para así no sobrepasarse, dependiendo todo esto del material con el que se hayan aglutinado, del grosor, del tipo de pigmento y de la época.

A continuación os dejamos algunas imágenes de limpiezas realizadas en el Museo, en las que se pueden ver las obras divididas en fases, diferenciándose claramente la parte sobre la que se ha intervenido de la que no.

Limpieza de barnices
Pinazo Pompas de jabón
Sorolla Niños en la playa

comments

Carlos Roces Felgueroso

Mis comentarios anteriores no aparecen. ¿Los añadí mal?

Published on 3 julio, 2017 - 1:16 pm   

clara

No sé quien eres, pero si te digo que llevo 42 años en la profesión y esto se sigue haciendo para las demostraciones, todo depende del tiempo que mantengas las marcas y del material con el que delimitas la limpoeza. Junto a diversas ayudantes en diferentes épocas, he restaurado toda la colección de los fondos que hoy forman el museo, la Colección Masaveu y muchísimas cosas más ya que antes de venir a Asturias ya había trabajado en otras provincias. Nuestras obras viajan, son contempladas por otros profesionales y no hay quejas hasta la tuya. La verdad es que me gustaría saber quien eres y lo que has trabajado porque es facil largar una crítica cuando no enseñas obra tuya. Te puedo decir que nuestros cuadros gozan de muy buena salud, teniendo en cuenta además, que estaban intervenidos por aficionados y tenían muchísimos problemas añadidos a la hora de intervenirlos. Si hay esta colección es debido a nuestro ytrabajo ya que abrimos el Museo con obras que estaban para tirarlas a la basura. Enseña algún trabajo tuyo para poder opinar, por favor.

Published on 5 septiembre, 2016 - 9:31 pm   

jesus salgueiro

Es muy triste que la magnífica colección del Museo de pintura sea restaurada siguiendo métodos anticuados y contraproducentes, del siglo pasado, y que encima sean hechos públicos. Realizar ventanas de limpieza en bandas verticales, en vez de siguiendo contornos de figuras, puede dejar marcas visibles. Hay que renovarse, actualizarse!

Published on 11 agosto, 2016 - 10:53 pm   

Add a comment

Fields marked with an asterisk are mandatory.