Todas las actividades

Música para laúd de Francesco da Milano, Francesco Spinacino y Marco Dall'Aquila

Alfred Fernández Pons

conciertos

Il Divino

Concierto de laúd a cargo de Alfred Fernández Pons. Se trata del primer concierto del II Ciclo de Música Antigua: Sonidos de la Historia, organizado por la Joven Asociación de Musicología (JAM) de Asturias con la colaboración del Museo de Bellas Artes de Asturias.

5 de marzo de 2015, 19:00

A principios del siglo XVI el fabricante de papel, editor e impresor veneciano Ottaviano Petrucci [1466-1539] inventó un sistema de tipos móviles que fue fundamental en el desarrollo técnico y cultural de la imprenta. A partir de ahí y gracias a la facilidad de impresión de tal invento, empezaron a proliferar en sus talleres ediciones primordiales de autores del Renacimiento como Josquin Desprez, Antoine Busnois o Francesco Spinacino.

Aunque Francesco Spinacino fue considerado en su época uno de los más importantes laudistas europeos, su vida sigue siendo un misterio. Lo único que sabemos de él es que nació en una pequeña ciudad italiana cercana al Mar Adriático, denominada Frossombrone, y que su obra se publicó en Venecia por Petrucci en 1507. Spinacino además tiene un doble honor: ser el primer laudista de la historia que imprimió su obra y ser el primer músico que incorporó el término recercare en el panorama musical. Su música destila una extraña belleza: es una improvisación que discurre por misteriosos e intrincados senderos, claramente arraigados en una manera de hacer más propia de los siglos XIV y XV.

Marco Dall’Aquila nació posiblemente alrededor del año 1480 en la céntrica localidad italiana de L’Aquila y murió en Venecia alrededor del año 1538. En su época fue considerado un músico excepcional y un gran intérprete de laúd. Lo curioso es que, a excepción de tres fantasías publicadas en Venecia en 1536, no nos ha llegado ninguna obra suya impresa. Desde el punto de vista musical y técnico, podemos considerar que Marco representa una especie de bisagra entre una práctica “arcaica” instrumental basada en la improvisación lineal, más típica de los siglos XIV y XV con autores como Francesco Spinacino o Vincenzo Capirola, y una manera instrumental de entender la música polifónica que alcanzará su máxima expresión en la figura del gran laudista Francesco da Milano.

Francesco da Milano nació en 1497 en Monza, ciudad cercana a Milán. Virtuoso del laúd y notable músico, durante su vida fue aclamado por las cortes de media Europa. Se le llegó a llamar Il Divino. Su vida profesional estuvo directamente relacionada con la capilla papal. Sirvió a los papas León, Clemente y Pablo. Publicó siete libros de laúd. Curiosamente el primero de ellos titulado Libro de la Fortuna [Napoli, 1536] está compuesto para laúd o para vihuela. Su escritura musical se caracteriza por una profunda claridad contrapuntística. En este sentido, hay quien llegó a afirmar poéticamente que Da Milano tocaba con plectros de plata en los dedos.

Alfred Fernández es un especialista en el repertorio europeo para instrumentos antiguos de cuerda pulsada, (vihuela, laúd y guitarra barroca). Sus trabajos de investigación y de interpretación de música ibérica lo sitúan como uno de los intérpretes actuales con más proyección y reconocimiento internacional. Nacido en Barcelona, estudia la carrera de guitarra clásica con maestros como Jordi Codina, Fernando Rodríguez y Manuel González. Posteriormente profundiza en el estudio de la música antigua a través de los instrumentos de cuerda pulsada (laúd, vihuela, guitarra barroca y tiorba). Su formación es autodidacta y además ha recibido consejos de prestigiosos laudistas como Lluís Gàsser, William Waters, Paul O’Dette y Rolf Lislevand.

Ha participado como solista en diversos festivales de música de ámbito nacional e internacional como el prestigioso Festival Oude Muziek celebrado en Utrecht en agosto de 2008. Ha realizado recitales en países como: Francia, Estados Unidos, Brasil, Alemania, Bélgica, Holanda, Grecia, Marruecos, Italia y España. Ha sido invitado por el Instituto Cervantes para participar en diversos ciclos de música en diferentes sedes como Atenas, Nueva York, Rabat, Tetuán, Tánger, Casablanca y Fez. Sus tres trabajos discográficos han recibido elogiosas críticas y las máximas consideraciones de la crítica internacional en revistas especializadas.

Es director del grupo El Canto del Caballero con el que ha actuado en España, Bélgica, Holanda, Alemania, Portugal y Austria.

Entrada: libre hasta completar aforo.