RETRATO DE D. RAMÓN PÉREZ DE AYALA, DE IGNACIO ZULOAGA

Como cada cuatrimestre, el Museo de Bellas Artes de Asturias trae, dentro del programa La Obra invitada, una nueva pieza con la que enriquecer su discurso permanente. En esta ocasión, se trata de un retrato muy especial protagonizado por el literato de origen asturiano D. Ramón Pérez de Ayala (Oviedo, 1880-1962) y realizado por uno de los mejores retratistas del pasado siglo XX, Ignacio Zuloaga (Eíbar, 1870-Madrid, 1945). La obra, procedente de una colección particular, podrá disfrutarse desde el 3 de junio al 29 de agosto de 2021 en el Edificio Ampliación.

El programa La Obra invitada tiene como misión traer al Museo de Bellas Artes de Asturias durante un periodo aproximado de tres meses destacadas obras procedentes de coleccionistas particulares o de otras instituciones nacionales e internacionales que contribuyan a reforzar el discurso de la colección permanente. En algunos casos la elección permite profundizar en aspectos ya contemplados en la propia colección de la pinacoteca y, en otros, permite cubrir lagunas que en ella puedan detectarse.

Ignacio Zuloaga

Ignacio Zuloaga, Retrato de D. Ramón Pérez de Ayala, 1931. Colección particular.

NICOLÁS MULLER. VIENTO NORTE

La primera de las exposiciones que se han programada para el segundo cuatrimestre del 2021 está dedicada al fotógrafo Nicolás Muller. Nacido en Orosháza (Hungría) en 1913, Muller sufrió desde joven distintas agresiones xenófobas que lo obligaron a trasladarse de su tierra natal a otros países: Austria, Italia, Francia, Portugal y Marruecos, hasta llegar a España.

Una vez en instalado aquí, y gracias a su amigo Fernando Vela, Muller descubrió primero Llanes para, más tarde, quedar fascinado con Asturias. Su flechazo con esta región fue tal que, una vez jubilado, el fotógrafo decidió fijar aquí su residencia.

Y es que Muller amaba, sin duda, Asturias. De hecho, llegó a afirmar que se sentía incapaz de plasmar su belleza. Una circunstancia que, en esta ocasión, funciona como hilo conductor para esta exposición, titulada Nicolás Muller. Viento Norte, y que, precisamente, está conformada por las fotografías que realizó en el norte de España: Asturias, Galicia, Cantabria, País Vasco y Navarra.

Junto a ellas, un segundo grupo de fotografías están dedicadas a otras ciudades y enclaves europeos que evidencian la internacionalidad de este extraordinario fotógrafo, captador de una cotidianidad repleta de belleza y verdad.

El resultado son más de cien instantáneas que permiten descubrir cómo percibía Nicolás Muller los distintos territorios que visitó así como las gentes que lo habitaban.

La muestra, comisariada por el también fotógrafo José Ferrero, podrá disfrutarse en el Museo de Bellas Artes de Asturias desde el 17 de junio hasta el 5 de septiembre de 2021 en la planta -1 del Edificio Ampliación.

 

GUSTO Y TRADICIÓN. 23 OBRAS DE LA COLECCIÓN DEL IX CONDE DE VILLAGONZALO Y DE DÑA. MARÍA LUISA CORRADA

Gusto y tradición. 23 obras de la colección del IX Conde de Villagonzalo y Dña. María Luisa Corrada nace del depósito de 34 obras que Dña. María Luisa Corrada, viuda de D. Juan Andrés Maldonado y Chávarri, IX Conde de Villagonzalo, hizo al Museo de Bellas Artes de Asturias en 2021.

Del conjunto depositado se ha hecho una selección de 23 pinturas realizadas por  artistas de destacada proyección internacional como Massimo Stanzione, Peter Snayers, Pierre Mignard, Angelo Maria Crivelli, Giovanni Battista Pittoni, Johann Georg Platzer, Louis Michel van Loo, Jacques-Philippe Caresme, Giovanni Battista Lampi, Ernest Hébert, entre otros. A ellos se suman importantes trabajos de otros artistas nacionales como Mariano Salvador Maella, Vicente López, Ramón Bayeu, Federico de Madrazo o Carlos de Haes de los que, sin embargo, sobresale  la figura universal de Francisco de Goya, que se suma al Museo con un dibujo que se tenía hasta ahora como perdido y que constituye uno de los más bellos reencuentros con una obra de arte que pueda darse.

La muestra, ubicada en el patio y salas de la planta baja del Palacio de Velarde estará disponible desde el 24 de junio al 26 de septiembre de 2021.

Con motivo de esta exposición se editará un folleto de mano y un catálogo en el que cada una de las piezas será estudiada por grandes especialistas en la materia procedentes del ámbito de Patrimonio Nacional, el Museo del Prado, la Universidad de Granada, el Ministerio de Cultura, el mercado artístico, la investigación o el Museo de Bellas Artes de Asturias. Asimismo, en torno a la misma se han proyectado una serie de actividades, desde conferencias a visitas guiadas así como actividades accesibles y otras destinadas a niños y familias.

Massimo Stanzione

Massimo Stanzione, Santa (¿Santa Águeda?), 1635-1640

Louis-Michel van Loo

Louis-Michel van Loo, María Teresa de Borbón, infanta de España, hacia 1737

 

Francisco de Goya

Francisco de Goya, Maja y Celestina en un paisaje de atardecer, hacia 1825

Federico de Madrazo

Federico de Madrazo, Autorretrato, 1858.

Bernardo Sanjurjo. Piel Trabajada

En el año 1986, Bernardo Sanjurjo exponía por primera vez en el Museo de Bellas Artes de Asturias. Treinta y cinco años más tarde, regresa con una nueva muestra titulada Bernardo Sanjurjo. Piel trabajada, en donde se revisará su trabajo más reciente a través de obras de distintas etapas.

Se trata de una retrospectiva atípica en la que Óscar Alonso Molina, comisario de la muestra, ha evitado el modelo tradicional que ordena lineal y cronológicamente el trabajo del artista en favor de priorizar la producción última del pintor que será cruzada con una selección de ejemplos escogidos del pasado.

Una retrospectiva, en definitiva, más compleja en donde se aspira a poner de relieve el núcleo de la poética del artista, sus ideas recurrentes en torno a la pintura, que repercuten desde el pasado hacia el presente, y su producción estrictamente contemporánea.

Bernando Sanjurjo (Barres, Castropol, 1940) es artista plástico y escultor. Estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Oviedo, licenciándose más tarde en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. En 1970 ingresaba como profesor en la Escuela de Artes Aplicadas de Madrid y, tres años después, obtenía la plaza de profesor de Dibujo Artístico en la Escuela de Artes y Oficios de Oviedo, centro del que fue director entre 1975 y 1990. En 1994, Sanjurjo se doctoró en la Universidad Complutense de Madrid.

33 obras maestras del arte español. La donación de Plácido Arango Arias al Museo de Bellas Artes de Asturias

La donación de Plácido Arango Arias regresa al Museo de Bellas Artes de Asturias y lo hace en forma de exposición. Bajo el título 33 obras maestras del arte español. La donación de Plácido Arango Arias al Museo de Bellas Artes de Asturias se reunen, de nuevo, todas las obras donadas por el empresario astur-mexicano en 2017 en una única muestra.  Y es que, a pesar de que el Museo exponía 12 de las obras donadas en su discurso permanente, las 21 restantes gozaban de usufructo vitalicio por parte de Arango.

En agradecimiento a la generosidad de Plácido Arango Arias y, también, de su familia por tan valioso regalo, el Museo de Bellas Artes de Asturias vuelve a llenar las salas de la planta baja del Palacio de Velarde con las obras que forman parte de tan histórica donación. Sin embargo, la muestra contará con una nueva museología, un nuevo folleto de mano así como una puesta al día de las obras para hacer de ese reencuentro una nueva experiencia.

San Agustín de Hipona y Santa Rita de Casia, de Juan Alonso Villabrille y Ron

Procedentes del Museo Nacional de Escultura llegan al Museo de Bellas Artes de Asturias dos esculturas de Juan Alonso de Villabrille y Ron como Obras invitadas. Dos piezas que representan a San Agustín de Hipona, Padre de la Iglesia y remoto fundador de la orden que lleva su nombre, y Santa Rita de Casia, monja agustina italiana del siglo XV que fue beatificada en 1627.

El programa La Obra invitada tiene como misión traer al Museo de Bellas Artes de Asturias durante un periodo aproximado de tres meses destacadas obras procedentes de coleccionistas particulares o de otras instituciones nacionales e internacionales que contribuyan a reforzar el discurso de la colección permanente. En algunos casos la elección permite profundizar en aspectos ya contemplados en la propia colección de la pinacoteca y, en otros, permite cubrir lagunas que en ella puedan detectarse.

En esta ocasión, las esculturas del asturiano Juan Alonso de Villabrille y Ron (Argul, 1663-Madrid, 1732) nos acercarán a la obra de un autor que no está presente en el discurso permanente del museo asturiano y que, sin duda, fue uno de los artistas más cualificados y sobresalientes de los activos en la Corte en las décadas iniciales del siglo XVIII.

Las esculturas, dos tallas policromadas, estarán expuestas en la sala número 4 de la pinacoteca donde dialogarán con algunas de las pinturas barrocas de la colección.

SAN AGUSTÍN DE HIPONA, DE JUAN ALONSO VILLABRILLE Y RON.

SAN AGUSTÍN DE HIPONA, DE JUAN ALONSO DE VILLABRILLE Y RON.

©Museo Nacional de Escultura. Valladolid. Fotografía: Javier Muñoz y Paz Pastor.

SANTA RITA DE CASIA, JUAN ALONSO VILLABRILLE Y RON.

SANTA RITA DE CASIA, JUAN ALONSO DE VILLABRILLE Y RON.

©Museo Nacional de Escultura. Valladolid. Fotografía: Javier Muñoz y Paz Pastor.

EL DIABLO, TAL VEZ

A partir de un cuadro de la colección del Museo Nacional de Escultura titulado Las tentaciones de San Antonio, de Jan Brueghel de Velours, la muestra “El Diablo, tal vez”, explora un territorio muy fértil en la tradición artística: la tríada «tentación-pecado-demonio».

Las tentaciones de San Antonio es el hilo conductor a partir del cual se despliega el contenido de esta exposición con obras, escenas, técnicas y estéticas que tienen como núcleo la familia Brueghel. Y es que fueron los pintores flamencos y alemanes —Bosco o la dinastía bruegheliana— los que con mayor inventiva, atrevimiento y energía expresiva exploraron este tema hasta convertirlo en un género artístico que, aunque breve, tuvo un fuerte impacto cuya estela llega hasta nuestros días.

Tal es así que, quinientos años después, el artista Antoine Roegiers (Braine-l’Alleud, Bélgica, 1980) retoma el tema utilizando, sin embargo, nuevos medios que permiten actualizar y acercar el citado género y su iconografía al espectador del presente.

A este respecto, lo que Roegiers se propone es explorar el mayor hallazgo visual del maestro Brueghel: la simultaneidad de la acción. En sus estampas todo sucede al mismo tiempo: la sincronía de miniacontecimientos, la profusión de microrrelatos, el patchwork de escenas que colman el paisaje, al que otorga una gran profundidad, y que va ubicando en primeros, segundos, terceros y últimos términos —hasta nueve planos superpuestos—, «como si fuese un milhojas». Roegiers reinventa esa profundidad, esa tercera dimensión de la que el grabado solo da un ilusión fingida, taladrando la superficie bidimensional de la estampa.

 

Exposición organizada por el Museo de Escultura de Valladolid, Museo San Telmo de San Sebastián y el Museo de Bellas Artes de Asturias.

logos-expo-diablo-2

 

DESTACADOS. COLECCIÓN TELEFÓNICA

Destacados. Colección Telefónica comprende una selección de 61 obras entre pintura, escultura y obra en papel. Para esta ocasión, reúne alguna de las piezas más significativas e icónicas de la colección, no sólo por la corriente artística que representa sino por la importancia y la trascendencia de muchos de los autores que están presentes: Picasso, Gris, Fernández, Magritte, Delvaux, Chillida o Tàpies, entre otros.

Las piezas seleccionadas no siguen un estricto recorrido cronológico. Sin embargo, permiten trazar una breve panorámica en torno a alguno de los capítulos más interesantes ocurridos en la historia del arte dentro y fuera de nuestras fronteras a lo largo del siglo XX.

La Colección Telefónica se compone de un conjunto de más de 1.000 obras entre pintura, escultura, fotografía y obra en papel. La creación de este fondo se inicia en los años 80 del pasado siglo con la intención de promover el reconocimiento de una serie de artistas españoles poco representados en los museos estatales. Se adquirieron entonces obras excepcionales de Juan Gris, Tàpies, Chillida, Picasso y Luis Fernández que, a lo largo de las siguientes dos décadas y con propósitos distintos al inicial, se ampliaron y abrieron a otros caminos artísticos.

Destacados. Colección Telefónica es una exposición de la Fundación Telefónica que estará presente en el Museo de Bellas Artes de Asturias desde el 24 de septiembre hasta el 3 de enero de 2021.

 

(Luis Fernández) Crâne (1958). Luis Fernández. Colección Telefónica.

(Luis Fernández) Crâne (1958). Luis Fernández. Colección Telefónica.

(Tàpies) Blau i dues creus (1980). Antoni Tàpies. Colección Telefónica.

Blau i dues creus (1980). Antoni Tàpies. Colección Telefónica.

 

(Chillida) Lurra nº 67 (1985). Eduardo Chillida. Colección Telefónica.

(Chillida) Lurra nº 67 (1985). Eduardo Chillida. Colección Telefónica.

 

 

logo

LA ESCULTURA DE ORLANDO PELAYO

El Programa La Obra invitada tiene como misión traer al Museo de Bellas Artes de Asturias durante un periodo de tres meses destacadas obras procedentes de coleccionistas particulares o de otras instituciones nacionales e internacionales que contribuyan a reforzar el discurso de la colección permanente, bien porque permitan profundizar en aspectos ya contemplados por la colección, bien porque permitan cubrir lagunas que en ella puedan detectarse.

En esta ocasión, continuamos celebrando los cien años del nacimiento de Orlando Pelayo (Gijón, 1920 – Oviedo, 1990) a través de la llegada de un conjunto esculturas creadas por el artista asturiano. Para gozar de una imagen completa de su producción escultórica, el Museo de Bellas Artes de Asturias no sólo mostrará alguna de las piezas que atesora sino que contará con otras procedentes de la Fundación Miguel Ángel Lombardía de Arte Contemporáneo.

El conjunto de esculturas creadas por Orlando Pelayo estarán presentes en la pinacoteca asturiana desde mediados del mes de noviembre de 2020 hasta el 31 de enero de 2021.

 

La escultura de orlando pelayo

1

La escultura de orlando pelayo

2

La escultura de orlando pelayo

3

La escultura de orlando pelayo

4

ORLANDO PELAYO: EXILIO Y MEMORIA

Cuando se cumplen cien años del nacimiento de Orlando Pelayo (Gijón, 1920- Oviedo, 1990), uno de los grandes creadores asturianos del siglo XX, el Museo de Bellas Artes de Asturias aprovecha la oportunidad para rendirle un merecido homenaje proyectando una muestra dedicada al artista titulada Orlando Pelayo: exilio y memoria.

Lo cierto es que Orlando Pelayo ya estuvo presente en los inicios de la pinacoteca asturiana que, curiosamente, este año está también de aniversario, pues cumple cuarenta años de andadura. En este sentido, el 19 de mayo de 1980 abría sus puertas el Museo de Bellas Artes de Asturias y, tan sólo quince después, Orlando Pelayo presentaba en las salas de la segunda planta del Palacio de Velarde la exposición Cuarenta años de pintura, 1939-1979.

Otros cuarenta años después, el artista asturiano retorna a este museo a través de una muestra que vuelve a poner en auge a uno de los creadores asturianos más interesantes del siglo XX y de mayor proyección internacional. Lo hará a través de una muestra en la que no sólo estarán presentes algunas de las muchas obras que el Museo de Bellas Artes de Asturias posee sino, sobre todo, por otras procedentes del Museo de Albacete así como de colecciones particulares, principalmente, de aquellas pertenecientes a los familiares del artista.

La exposición mostrará trabajos de diferentes épocas del pintor gijonés: desde pinturas de su conocida serie Cartografías de la ausencia, realizada desde finales de los años cincuenta hasta 1962, hasta otras de las décadas sesenta, setenta y ochenta del pasado siglo, en las que unos personajes espectrales inmersos en ambientes inquietantes característicos del artista darán muestra de su particular e interesantísimo quehacer artístico.

La pintura de Orlando Pelayo, caracterizada por la agilidad, la espontaneidad y la fuerza, con un juego constante entre el color y la materia, supone un ejemplo riquísimo de la pintura de la segunda mitad del siglo XX siendo su autor uno de los exponentes más interesantes dentro del conjunto de creadores asturianos de entonces.

 

Pelayo

Asturias en el recuerdo (1959). Óleo sobre lienzo, 50 x 73 cm.