50 OBRAS MAESTRAS DE LA COLECCIÓN ABANCA

La Colección de arte ABANCA está conformada por más de 1300 obras de artistas y épocas muy distintas, hecho que la convierte en una de las colecciones de arte contemporáneo más importantes de Galicia y, por extensión, una de las más destacadas de España.

Del copioso fondo se han seleccionado cincuenta piezas que conforman lo más granado del arte del siglo XX, tanto a nivel nacional como internacional, para dar lugar a la muestra 50 obras maestras de la Colección ABANCA que estará presente en el Museo de Bellas Artes de Asturias desde el 14 de octubre de 2021 hasta el 16 de enero de 2022.

Las obras que conforman esta importante muestra permitirán al visitante hacer un recorrido por lo mejor de tres de los movimientos de vanguardia más importantes de la pasada centuria: cubismo, abstracción y surrealismo. A ellos se suma, además, una selección de lo más destacado del arte español de los años cincuenta hasta el final del siglo XX, en la que se encuentran representados los principales movimientos y artistas que lo protagonizaron. Así, creadores como Picasso, Braque, Léger, Kandinsky, Klee, Dalí, Ernst, de Chirico, Miró, Torres-García, Maruja Mallo, González, Vicente, Guerrero, Oteiza, Chillida, Millares, Saura, Equipo Crónica, Sicilia, Campano, Broto, Barceló, Leiro, Juan Muñoz, entre otros, serán algunos de los nombres que se verán en esta muestra.

Con motivo de la exposición se editará un interesante catálogo, así como un folleto de mano. Acciones que se verán enriquecidas con otro tipo de actividades como conferencias, visitas guiadas y talleres para todos los públicos.

La muestra podrá disfrutarse en la planta -1 del Edificio Ampliación desde el 14 de octubre hasta la segunda quincena de enero del próximo 2022.

Laughing Chinese man with mirror, Juan Muñoz, 1997.

Les roses sanglantes, Salvador Dalí, 1930.

DE PICASSO A DUCHAMP. ESTAMPAS DE VANGUARDIA

La exposición De Picasso a Duchamp. Estampas de vanguardia propone un acercamiento a algunos de los grandes nombres del arte del siglo XX a través de una faceta de su producción generalmente desconocida, relegada a un segundo plano por la pintura: la obra gráfica. La muestra agrupa una cuidada selección de estampas, procedentes de una colección particular, realizadas por doce de los artistas más representativos de la vanguardia nacional e internacional: Francis Picabia, Fernand Léger, Pablo Picasso, Georges Braque, Sonia Delaunay, Juan Gris, Marc Chagall, Marcel Duchamp, Max Ernst, Joan Miró, André Masson y Óscar Domínguez. Resulta especialmente significativa la presencia de Picasso y Miró a través de sendos conjuntos de obras que evidencian la variedad cronológica, técnica y temática de su trabajo gráfico.

Al igual que el resto de disciplinas artísticas, con la eclosión de las vanguardias el grabado experimenta una profunda revisión de sus principios técnicos y estéticos tradicionales. Los artistas representados experimentaron libremente con las técnicas de estampación, alejándose de su ortodoxia y rompiendo con el tradicional oficio de grabador. Algunos de ellos se acercaron al grabado de forma ocasional, aprovechando las ventajas de este medio -reproducibilidad, fácil manejo y distribución-, mientras que artistas como Picasso, Miró y Chagall produjeron obra gráfica de forma sistemática, equiparable a su producción pictórica.

La exposición estará ubicada en las salas 10 y 11 de la Casa de Oviedo-Portal, dedicadas habitualmente a la muestra de las colecciones de dibujo y obra gráfica del Museo, y podrá visitarse desde el 19 de octubre de 2021 hasta el 23 de enero de 2022.

Con motivo de esta exposición se editará un folleto de mano con un texto que estudia los datos más relevantes de cada una de las estampas y las contextualiza dentro de la producción gráfica de sus respectivos autores.

UMBRAL, DE JOSÉ MARÍA NAVASCUÉS

Como cada cuatrimestre, el Museo de Bellas Artes de Asturias trae, dentro del programa La Obra invitada, una nueva pieza con la que enriquecer su discurso permanente.

En esta ocasión, se trata de una escultura de José María Navascués (Madrid, 1934-Oviedo, 1979) procedente de la Colección Fundación Juan March, Museo de Arte Abstracto Español, Cuenca. Una obra titulada Umbral, realizada por el polifacético creador en 1976.

En este sentido, aprovechando la publicación del catálogo razonado de la obra que posee el museo asturiano, la llegada de Umbral supone un mayor acercamiento a tan interesante y genuina figura del arte español de la segunda mitad del siglo XX.

El programa La Obra invitada tiene como misión traer al Museo de Bellas Artes de Asturias durante un periodo aproximado de tres meses destacadas obras procedentes de coleccionistas particulares o de otras instituciones nacionales e internacionales que contribuyan a reforzar el discurso de la colección permanente. En algunos casos la elección permite profundizar en aspectos ya contemplados en la propia colección de la pinacoteca y, en otros, permite cubrir lagunas que en ella puedan detectarse.

Umbral, José María Navascués

Umbral, José María Navascués, 1976. Colección Fundación Juan March, Museo de Arte Abstracto Español, Cuenca. © Santiago Torralba

JAVIER RIERA. EL LUGAR DISCONTINUO

La idea de lugar ha sido tratada por diversos autores como un espacio sobre el que se da una proyección psicológica, afectiva y emocional que permite sentir un grado de identidad con los elementos que lo constituyen y lo dotan de sentido. El lugar supone también una acotación territorial, un ámbito unificado separado del continuo espacial, que puede ser habitado física o emocionalmente y se opone por su propia naturaleza coherente a la experiencia del espacio ilimitado.

 

Este proyecto, realizado específicamente para el Museo, parte de la idea del lugar como metáfora de los procesos psicológicos y afectivos. La mirada y la experiencia crean el lugar, pero la atención se dispersa en el modo de vida actual, diluye su propia naturaleza y reduce sus posibilidades de ser fértil. Por otro lado, la experiencia está constantemente interferida y reducida a cánones de interpretación compartidos, superficiales e impuestos.

El lugar actual se muestra discontinuo y alterado permanentemente, las imágenes suplantan el espacio y la comunicabilidad absorbe la experiencia. En la mente colectiva lo banal y lo excepcional son indistinguibles. El sentido del lugar como espacio fértil de soledad y encuentro interior se extingue.

Sin embargo, el mundo de los anhelos y emociones es el mismo y el instinto de búsqueda permanece. La mirada que se dispersa no hace sino distraer temporalmente la necesidad de indagación y encuentro. El lugar contemporáneo no permite estar detenido en él, conlleva un estado de cambio permanente o un caminar constante, asumiendo el carácter metafórico y transitorio de todo lo visto. Cierta imposibilidad de conocer en la naturaleza otra cosa que lo que proyectamos en ella y a la vez la necesidad ineludible de dar curso al mundo interno a través de las imágenes del mundo exterior. Ahora, más que nunca, estas se revelan como construcciones artificiales, proyecciones, reflejos o deslumbramientos quizá ilusorios pero necesarios como camino.

 

La exposición se despliega a partir de dos elementos centrales: una pieza de vídeo y una instalación de luz y geometría. La primera puede verse como una reflexión sensorial sobre lo expuesto anteriormente a partir de imágenes de naturaleza en las que se introducen pasajes de Camus acerca de la imposibilidad de un conocimiento objetivo del mundo que se ven contrastados con otros textos en los que el paisaje es metáfora del devenir emocional.

La instalación de luz tiene un carácter inmersivo y de ocupación escultórica del espacio, creando un flujo de imágenes abstractas en cambio constante, que se proyectan a través de capas de telas semitransparentes, dando lugar a un espacio meditativo diseñado para ser habitado, al menos transitoriamente, por el espectador.

 

Javier Riera, 2021

 

El lugar discontinuo es el proyecto específico que el artista Javier Riera ha creado para las salas y planta baja del Palacio de Velarde y que estará en el Museo de Bellas Artes de Asturias desde el 4 de noviembre de 2021 hasta el 6 de febrero de 2022.

EL LUGAR DISCONTINUO

JAVIER RIERA. EL LUGAR DISCONTINUO

RETRATO DE D. RAMÓN PÉREZ DE AYALA, DE IGNACIO ZULOAGA

Como cada cuatrimestre, el Museo de Bellas Artes de Asturias trae, dentro del programa La Obra invitada, una nueva pieza con la que enriquecer su discurso permanente. En esta ocasión, se trata de un retrato muy especial protagonizado por el literato de origen asturiano D. Ramón Pérez de Ayala (Oviedo, 1880-1962) y realizado por uno de los mejores retratistas del pasado siglo XX, Ignacio Zuloaga (Eíbar, 1870-Madrid, 1945). La obra, procedente de una colección particular, podrá disfrutarse desde el 3 de junio al 29 de agosto de 2021 en el Edificio Ampliación.

El programa La Obra invitada tiene como misión traer al Museo de Bellas Artes de Asturias durante un periodo aproximado de tres meses destacadas obras procedentes de coleccionistas particulares o de otras instituciones nacionales e internacionales que contribuyan a reforzar el discurso de la colección permanente. En algunos casos la elección permite profundizar en aspectos ya contemplados en la propia colección de la pinacoteca y, en otros, permite cubrir lagunas que en ella puedan detectarse.

Ignacio Zuloaga

Ignacio Zuloaga, Retrato de D. Ramón Pérez de Ayala, 1931. Colección particular.

NICOLÁS MULLER. VIENTO NORTE

La primera de las exposiciones que se han programada para el segundo cuatrimestre del 2021 está dedicada al fotógrafo Nicolás Muller. Nacido en Orosháza (Hungría) en 1913, Muller sufrió desde joven distintas agresiones xenófobas que lo obligaron a trasladarse de su tierra natal a otros países: Austria, Italia, Francia, Portugal y Marruecos, hasta llegar a España.

Una vez en instalado aquí, y gracias a su amigo Fernando Vela, Muller descubrió primero Llanes para, más tarde, quedar fascinado con Asturias. Su flechazo con esta región fue tal que, una vez jubilado, el fotógrafo decidió fijar aquí su residencia.

Y es que Muller amaba, sin duda, Asturias. De hecho, llegó a afirmar que se sentía incapaz de plasmar su belleza. Una circunstancia que, en esta ocasión, funciona como hilo conductor para esta exposición, titulada Nicolás Muller. Viento Norte, y que, precisamente, está conformada por las fotografías que realizó en el norte de España: Asturias, Galicia, Cantabria, País Vasco y Navarra.

Junto a ellas, un segundo grupo de fotografías están dedicadas a otras ciudades y enclaves europeos que evidencian la internacionalidad de este extraordinario fotógrafo, captador de una cotidianidad repleta de belleza y verdad.

El resultado son más de cien instantáneas que permiten descubrir cómo percibía Nicolás Muller los distintos territorios que visitó así como las gentes que lo habitaban.

La muestra, comisariada por el también fotógrafo José Ferrero, podrá disfrutarse en el Museo de Bellas Artes de Asturias desde el 17 de junio hasta el 5 de septiembre de 2021 en la planta -1 del Edificio Ampliación.

 

GUSTO Y TRADICIÓN. 23 OBRAS DE LA COLECCIÓN DEL IX CONDE DE VILLAGONZALO Y DE DÑA. MARÍA LUISA CORRADA

Gusto y tradición. 23 obras de la colección del IX Conde de Villagonzalo y Dña. María Luisa Corrada nace del depósito de 34 obras que Dña. María Luisa Corrada, viuda de D. Juan Andrés Maldonado y Chávarri, IX Conde de Villagonzalo, hizo al Museo de Bellas Artes de Asturias en 2021.

Del conjunto depositado se ha hecho una selección de 23 pinturas realizadas por  artistas de destacada proyección internacional como Massimo Stanzione, Peter Snayers, Pierre Mignard, Angelo Maria Crivelli, Giovanni Battista Pittoni, Johann Georg Platzer, Louis Michel van Loo, Jacques-Philippe Caresme, Giovanni Battista Lampi, Ernest Hébert, entre otros. A ellos se suman importantes trabajos de otros artistas nacionales como Mariano Salvador Maella, Vicente López, Ramón Bayeu, Federico de Madrazo o Carlos de Haes de los que, sin embargo, sobresale  la figura universal de Francisco de Goya, que se suma al Museo con un dibujo que se tenía hasta ahora como perdido y que constituye uno de los más bellos reencuentros con una obra de arte que pueda darse.

La muestra, ubicada en el patio y salas de la planta baja del Palacio de Velarde estará disponible desde el 24 de junio al 26 de septiembre de 2021.

Con motivo de esta exposición se editará un folleto de mano y un catálogo en el que cada una de las piezas será estudiada por grandes especialistas en la materia procedentes del ámbito de Patrimonio Nacional, el Museo del Prado, la Universidad de Granada, el Ministerio de Cultura, el mercado artístico, la investigación o el Museo de Bellas Artes de Asturias. Asimismo, en torno a la misma se han proyectado una serie de actividades, desde conferencias a visitas guiadas así como actividades accesibles y otras destinadas a niños y familias.

Massimo Stanzione

Massimo Stanzione, Santa (¿Santa Águeda?), 1635-1640

Louis-Michel van Loo

Louis-Michel van Loo, María Teresa de Borbón, infanta de España, hacia 1737

 

Francisco de Goya

Francisco de Goya, Maja y Celestina en un paisaje de atardecer, hacia 1825

Federico de Madrazo

Federico de Madrazo, Autorretrato, 1858.

BERNARDO SANJURJO. PIEL TRABAJADA

En el año 1986, Bernardo Sanjurjo exponía por primera vez en el Museo de Bellas Artes de Asturias. Treinta y cinco años más tarde, regresa con una nueva muestra titulada Bernardo Sanjurjo. Piel trabajada, en donde se revisará su trabajo más reciente a través de obras de distintas etapas.

Se trata de una retrospectiva atípica en la que Óscar Alonso Molina, comisario de la muestra, ha evitado el modelo tradicional que ordena lineal y cronológicamente el trabajo del artista en favor de priorizar la producción última del pintor que será cruzada con una selección de ejemplos escogidos del pasado.

Una retrospectiva, en definitiva, más compleja en donde se aspira a poner de relieve el núcleo de la poética del artista, sus ideas recurrentes en torno a la pintura, que repercuten desde el pasado hacia el presente, y su producción estrictamente contemporánea.

Bernando Sanjurjo (Barres, Castropol, 1940) es artista plástico y escultor. Estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Oviedo, licenciándose más tarde en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. En 1970 ingresaba como profesor en la Escuela de Artes Aplicadas de Madrid y, tres años después, obtenía la plaza de profesor de Dibujo Artístico en la Escuela de Artes y Oficios de Oviedo, centro del que fue director entre 1975 y 1990. En 1994, Sanjurjo se doctoró en la Universidad Complutense de Madrid.

33 obras maestras del arte español. La donación de Plácido Arango Arias al Museo de Bellas Artes de Asturias

La donación de Plácido Arango Arias regresa al Museo de Bellas Artes de Asturias y lo hace en forma de exposición. Bajo el título 33 obras maestras del arte español. La donación de Plácido Arango Arias al Museo de Bellas Artes de Asturias se reunen, de nuevo, todas las obras donadas por el empresario astur-mexicano en 2017 en una única muestra.  Y es que, a pesar de que el Museo exponía 12 de las obras donadas en su discurso permanente, las 21 restantes gozaban de usufructo vitalicio por parte de Arango.

En agradecimiento a la generosidad de Plácido Arango Arias y, también, de su familia por tan valioso regalo, el Museo de Bellas Artes de Asturias vuelve a llenar las salas de la planta baja del Palacio de Velarde con las obras que forman parte de tan histórica donación. Sin embargo, la muestra contará con una nueva museología, un nuevo folleto de mano así como una puesta al día de las obras para hacer de ese reencuentro una nueva experiencia.

San Agustín de Hipona y Santa Rita de Casia, de Juan Alonso Villabrille y Ron

Procedentes del Museo Nacional de Escultura llegan al Museo de Bellas Artes de Asturias dos esculturas de Juan Alonso de Villabrille y Ron como Obras invitadas. Dos piezas que representan a San Agustín de Hipona, Padre de la Iglesia y remoto fundador de la orden que lleva su nombre, y Santa Rita de Casia, monja agustina italiana del siglo XV que fue beatificada en 1627.

El programa La Obra invitada tiene como misión traer al Museo de Bellas Artes de Asturias durante un periodo aproximado de tres meses destacadas obras procedentes de coleccionistas particulares o de otras instituciones nacionales e internacionales que contribuyan a reforzar el discurso de la colección permanente. En algunos casos la elección permite profundizar en aspectos ya contemplados en la propia colección de la pinacoteca y, en otros, permite cubrir lagunas que en ella puedan detectarse.

En esta ocasión, las esculturas del asturiano Juan Alonso de Villabrille y Ron (Argul, 1663-Madrid, 1732) nos acercarán a la obra de un autor que no está presente en el discurso permanente del museo asturiano y que, sin duda, fue uno de los artistas más cualificados y sobresalientes de los activos en la Corte en las décadas iniciales del siglo XVIII.

Las esculturas, dos tallas policromadas, estarán expuestas en la sala número 4 de la pinacoteca donde dialogarán con algunas de las pinturas barrocas de la colección.

SAN AGUSTÍN DE HIPONA, DE JUAN ALONSO VILLABRILLE Y RON.

SAN AGUSTÍN DE HIPONA, DE JUAN ALONSO DE VILLABRILLE Y RON.

©Museo Nacional de Escultura. Valladolid. Fotografía: Javier Muñoz y Paz Pastor.

SANTA RITA DE CASIA, JUAN ALONSO VILLABRILLE Y RON.

SANTA RITA DE CASIA, JUAN ALONSO DE VILLABRILLE Y RON.

©Museo Nacional de Escultura. Valladolid. Fotografía: Javier Muñoz y Paz Pastor.