EL DIABLO, TAL VEZ

A partir de un cuadro de la colección del Museo Nacional de Escultura titulado Las tentaciones de San Antonio, de Jan Brueghel de Velours, la muestra “El Diablo, tal vez”, explora un territorio muy fértil en la tradición artística: la tríada «tentación-pecado-demonio».

Las tentaciones de San Antonio es el hilo conductor a partir del cual se despliega el contenido de esta exposición con obras, escenas, técnicas y estéticas que tienen como núcleo la familia Brueghel. Y es que fueron los pintores flamencos y alemanes —Bosco o la dinastía bruegheliana— los que con mayor inventiva, atrevimiento y energía expresiva exploraron este tema hasta convertirlo en un género artístico que, aunque breve, tuvo un fuerte impacto cuya estela llega hasta nuestros días.

Tal es así que, quinientos años después, el artista Antoine Roegiers (Braine-l’Alleud, Bélgica, 1980) retoma el tema utilizando, sin embargo, nuevos medios que permiten actualizar y acercar el citado género y su iconografía al espectador del presente.

A este respecto, lo que Roegiers se propone es explorar el mayor hallazgo visual del maestro Brueghel: la simultaneidad de la acción. En sus estampas todo sucede al mismo tiempo: la sincronía de miniacontecimientos, la profusión de microrrelatos, el patchwork de escenas que colman el paisaje, al que otorga una gran profundidad, y que va ubicando en primeros, segundos, terceros y últimos términos —hasta nueve planos superpuestos—, «como si fuese un milhojas». Roegiers reinventa esa profundidad, esa tercera dimensión de la que el grabado solo da un ilusión fingida, taladrando la superficie bidimensional de la estampa.

 

Exposición organizada por el Museo de Escultura de Valladolid, Museo San Telmo de San Sebastián y el Museo de Bellas Artes de Asturias.

logos-expo-diablo-2

 

DESTACADOS. COLECCIÓN TELEFÓNICA

Destacados. Colección Telefónica comprende una selección de 61 obras entre pintura, escultura y obra en papel. Para esta ocasión, reúne alguna de las piezas más significativas e icónicas de la colección, no sólo por la corriente artística que representa sino por la importancia y la trascendencia de muchos de los autores que están presentes: Picasso, Gris, Fernández, Magritte, Delvaux, Chillida o Tàpies, entre otros.

Las piezas seleccionadas no siguen un estricto recorrido cronológico. Sin embargo, permiten trazar una breve panorámica en torno a alguno de los capítulos más interesantes ocurridos en la historia del arte dentro y fuera de nuestras fronteras a lo largo del siglo XX.

La Colección Telefónica se compone de un conjunto de más de 1.000 obras entre pintura, escultura, fotografía y obra en papel. La creación de este fondo se inicia en los años 80 del pasado siglo con la intención de promover el reconocimiento de una serie de artistas españoles poco representados en los museos estatales. Se adquirieron entonces obras excepcionales de Juan Gris, Tàpies, Chillida, Picasso y Luis Fernández que, a lo largo de las siguientes dos décadas y con propósitos distintos al inicial, se ampliaron y abrieron a otros caminos artísticos.

Destacados. Colección Telefónica es una exposición de la Fundación Telefónica que estará presente en el Museo de Bellas Artes de Asturias desde el 24 de septiembre hasta el 6 de diciembre de 2020.

 

(Luis Fernández) Crâne (1958). Luis Fernández. Colección Telefónica.

(Luis Fernández) Crâne (1958). Luis Fernández. Colección Telefónica.

(Tàpies) Blau i dues creus (1980). Antoni Tàpies. Colección Telefónica.

Blau i dues creus (1980). Antoni Tàpies. Colección Telefónica.

 

(Chillida) Lurra nº 67 (1985). Eduardo Chillida. Colección Telefónica.

(Chillida) Lurra nº 67 (1985). Eduardo Chillida. Colección Telefónica.

 

 

logo

LA ESCULTURA DE ORLANDO PELAYO

El Programa La Obra invitada tiene como misión traer al Museo de Bellas Artes de Asturias durante un periodo de tres meses destacadas obras procedentes de coleccionistas particulares o de otras instituciones nacionales e internacionales que contribuyan a reforzar el discurso de la colección permanente, bien porque permitan profundizar en aspectos ya contemplados por la colección, bien porque permitan cubrir lagunas que en ella puedan detectarse.

En esta ocasión, continuamos celebrando los cien años del nacimiento de Orlando Pelayo (Gijón, 1920 – Oviedo, 1990) a través de la llegada de un conjunto esculturas creadas por el artista asturiano. Para gozar de una imagen completa de su producción escultórica, el Museo de Bellas Artes de Asturias no sólo mostrará alguna de las piezas que atesora sino que contará con otras procedentes de la Fundación Miguel Ángel Lombardía de Arte Contemporáneo.

El conjunto de esculturas creadas por Orlando Pelayo estarán presentes en la pinacoteca asturiana desde mediados del mes de noviembre de 2020 hasta el 31 de enero de 2021.

 

La escultura de orlando pelayo

1

La escultura de orlando pelayo

2

La escultura de orlando pelayo

3

La escultura de orlando pelayo

4

ORLANDO PELAYO: EXILIO Y MEMORIA

Cuando se cumplen cien años del nacimiento de Orlando Pelayo (Gijón, 1920- Oviedo, 1990), uno de los grandes creadores asturianos del siglo XX, el Museo de Bellas Artes de Asturias aprovecha la oportunidad para rendirle un merecido homenaje proyectando una muestra dedicada al artista titulada Orlando Pelayo: exilio y memoria.

Lo cierto es que Orlando Pelayo ya estuvo presente en los inicios de la pinacoteca asturiana que, curiosamente, este año está también de aniversario, pues cumple cuarenta años de andadura. En este sentido, el 19 de mayo de 1980 abría sus puertas el Museo de Bellas Artes de Asturias y, tan sólo quince después, Orlando Pelayo presentaba en las salas de la segunda planta del Palacio de Velarde la exposición Cuarenta años de pintura, 1939-1979.

Otros cuarenta años después, el artista asturiano retorna a este museo a través de una muestra que vuelve a poner en auge a uno de los creadores asturianos más interesantes del siglo XX y de mayor proyección internacional. Lo hará a través de una muestra en la que no sólo estarán presentes algunas de las muchas obras que el Museo de Bellas Artes de Asturias posee sino, sobre todo, por otras procedentes del Museo de Albacete así como de colecciones particulares, principalmente, de aquellas pertenecientes a los familiares del artista.

La exposición mostrará trabajos de diferentes épocas del pintor gijonés: desde pinturas de su conocida serie Cartografías de la ausencia, realizada desde finales de los años cincuenta hasta 1962, hasta otras de las décadas sesenta, setenta y ochenta del pasado siglo, en las que unos personajes espectrales inmersos en ambientes inquietantes característicos del artista darán muestra de su particular e interesantísimo quehacer artístico.

La pintura de Orlando Pelayo, caracterizada por la agilidad, la espontaneidad y la fuerza, con un juego constante entre el color y la materia, supone un ejemplo riquísimo de la pintura de la segunda mitad del siglo XX siendo su autor uno de los exponentes más interesantes dentro del conjunto de creadores asturianos de entonces.

 

Pelayo

Asturias en el recuerdo (1959). Óleo sobre lienzo, 50 x 73 cm.

CAJA DE HERRAMIENTAS. LAS SEIS CARAS DEL CUBO. BENJAMÍN MENÉNDEZ

La fábrica de loza de San Claudio es un ejemplo paradigmático del avatar de las pequeñas industrias manufactureras, herederas de la tradición artesanal, que alcanzaron un alto nivel de tecnificación, simultáneo al arraigo con el entorno, a través de la marca de sus productos; y que merced a los procesos de globalización que han ido arrasando los ecosistemas productivos locales, van siendo objeto de deslocalización de su actividad y, en el caso de San Claudio, de cierre provocado, probablemente a través de una quiebra fraudulenta, hace ahora una década, después de 106 años de trayectoria productiva.

Como muchas otras industrias, también las instalaciones de San Claudio son triste ejemplo del abandono y el desinterés de las Administraciones por preservar cuando menos la riqueza del conjunto arquitectónico de la fábrica, como elemento de memoria viva de nuestra tradición industrial.

Este proyecto quisiera contribuir a la conservación de la memoria de la fábrica de San Claudio y a través de ella, de la extensa memoria industrial que Asturias atesora, proponiendo al espectador un recorrido físico y emocional en seis actos, uno por cada una de las caras del cubo imaginario en que se sintetizan el pasado y el presente, la prosperidad y la ruina, de esta fábrica emblemática.

Este es un proyecto de reivindicación de la memoria y de reflexión sobre nuestra historia, desde la convicción de que el arte puede y debe ayudar en ese esfuerzo de introspección y análisis crítico, así como en la búsqueda de caminos de reinvención y supervivencia para los entornos donde se produce y manifiesta.

Este es un proyecto de memoria y de esperanza.

 

 

“Un mundo sin fronteras crea nuevas fronteras y nuevos secretos. No dejan de crearse fronteras que se vigilan y controlan”.

John Urry, Offshore. La deslocalización de la riqueza

 

Obra de Benjamín Menéndez

Obra de Benjamín Menéndez

Obra de Benjamín Menéndez

 

Fotos web museo

Boletín del arqueologo

Boletín del arqueologo 3

TÊTE D’HOMME III, 1931 Y TÊTE, OISEAUX, 1976, DE JOAN MIRÓ

El programa La Obra invitada tiene como misión traer al Museo de Bellas Artes de Asturias durante un periodo aproximado de tres meses destacadas obras procedentes de coleccionistas particulares o de otras instituciones nacionales e internacionales que contribuyan a reforzar el discurso de la colección permanente. En algunos casos la elección permite profundizar en aspectos ya contemplados en la propia colección de la pinacoteca y, en otros, permite cubrir lagunas que en ella puedan detectarse.

En esta ocasión, no será una sino dos las obras invitadas que estarán presentes en el Museo de Bellas Artes de Asturias durante los meses de julio a octubre de 2020. Se trata de dos pinturas del artista Joan Miró tituladas Tête d’homme III (1931) y Tête oiseau (1975), procedentes de la Colección Abanca.

Dos obras pertenecientes a distintos momentos de la trayectoria del artista catalán, quien las realizó con más de cuatro décadas de distancia, y que se presentarán juntas en la segunda planta del Edificio Ampliación dialogando con otros de los contemporáneos de Miró allí presentes.

Tête d’homme III pertenece a una serie de cuatro obras que el artista nacido en Barcelona pintó durante el mes de abril de 1931. Una serie de pequeño formato protagonizada cabezas de gran esquematismo que recuerdan a máscaras y que parece el origen de una segunda serie de más de treinta obras que Miró llevó a cabo ese mismo año.

Por su parte, Tête, oiseaux o “Cabeza, pájaros” es un pintura muy posterior. Pertenecen a una etapa en la que la temática mironiana está protagonizada por figuras humanas, cabezas, astros y pájaros. En ellas, lo grotesco está presente pero también el mundo de la noche y los sueños, evidente en la elección del fondo negro.

 

Tetà dÔhomme

Tête d’homme III (1931). Óleo sobre lienzo, 65,5 x 54 cm. Colección de Arte ABANCA

Tetà Oiseau

Tête, oiseaux (1976). Óleo sobre lienzo, 117,2 x 90 cm. Colección de Arte ABANCA

HISHIRYO. SIEMPRE ES AHORA. ÚLTIMAS PINTURAS DE KELY

Kely (Oviedo, 1960-2013) fue una pintora que desarrolló toda una trayectoria apegada en su mayor parte a un registro abstracto en donde el gesto, la mancha y el signo de sus primeros cuadros de finales de la década de 1990 dejaron paso a unas obras, las últimas, en que aparece un universo poblado por formas que se encuentran instaladas en un estado de ingravidez y suspensión permanente. Un cierto preciosismo formal de ascendencia Art Nouveau las caracteriza igualmente, al mismo tiempo que un aire orientalizante, tanto en lo que a los motivos se refiere, como en lo que afecta a su decantación compositiva, siempre descentrada y asimétrica.

En este sentido, esta exposición se propone revisar los últimos años de producción de Kely a la luz, precisamente, de su profunda inmersión en el zen, que absorbió con fuerza tras su incorporación a la comunidad de Daidoji, el Templo del Gran Camino y en donde, con el paso del tiempo, llegó a profesar como monja zen bajo el nombre de Hishiryo. No cabe duda de que su acceso y profundización en torno a esta vía de conocimiento y meditación influyeron sobremanera en su forma de acercarse a su propia creación, tanto en el plano de lo teórico y conceptual, como en el propio nivel formal.

La exposición Hishiryo. Siempre es ahora. Últimas pinturas de Kely estará presente en el museo asturiano entre el 28 de noviembre y el 23 de febrero y podrá disfrutarse en la planta -1 del Edificio Ampliación.

EL BUFÓN, LA MUJER Y EL GATO, C. 1641-1645, DE JACOB JORDAENS

El programa La Obra invitada tiene como misión traer al Museo de Bellas Artes de Asturias durante un periodo aproximado de tres meses destacadas obras procedentes de coleccionistas particulares o de otras instituciones nacionales e internacionales que contribuyan a reforzar el discurso de la colección permanente. En algunos casos la elección permite profundizar en aspectos ya contemplados en la propia colección de la pinacoteca y, en otros, permite cubrir lagunas que en ella puedan detectarse.

La obra invitada de este tercer y último cuatrimestre es un destacado cuadro de uno de los pintores más importantes del barroco, Jacob Jordaens (Amberes, 1593-1678). Un artista ausente en la colección del Museo de Bellas Artes de Asturias y que conforma junto con Rubens y Van Dyck el trío más brillante de la pintura flamenca del siglo XVII en Amberes.

La Obra invitada, procedente de la Colección Epiarte, lleva por título El bufón, la mujer y el gato. Fue pintada por Jordaens entre los años 1641 y 1645 y tiene una clara connotación moralista.

NADA, POCO, BASTANTE, MUCHO. MAITE CENTOL

Maite Centol (Logroño, 1963) presenta para las salas del Museo de Bellas Artes de Asturias un proyecto específico que parte del principio de convertir una propuesta interdisciplinar en el detonante para explorar algunos de los diferentes elementos que componen y construyen el concepto de museo y, en especial, el que lo liga a la idea de lugar para la interpretación del arte desde un punto de vista emocional. Y todo ello a partir de una interacción previa y constante con los propios visitantes.

Se trata del duodécimo proyecto específico que un artista contemporáneo realizada para la pinacoteca asturiana desde que esta iniciativa arrancara en el año 2013.

La selección de obras incluirá instalación, acción, dibujo en papel, registro sonoro y vídeo. Todo ello se desplegará de manera continuada a través de las salas de exposiciones temporales del Palacio de Velarde, así como sobre el propio patio del mismo edificio.

Austrias y Borbones: Príncipes y Princesas de Asturias, y Reyes de España

Sala 3, Palacio de Velarde

Con motivo de la entrega del Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2019 al Museo del Prado, el Museo de Bellas Artes de Asturias en colaboración con el galardonado Museo Nacional del Prado y la Fundación Princesa de Asturias han organizado la exposición Austrias y Borbones: Príncipes y Princesas de Asturias, y Reyes de España para los meses de octubre a diciembre del 2019.

Una muestra en la que a través de nueve obras se pretende hacer un recorrido por lo que ha sido una de las manifestaciones más importantes en el campo de la pintura durante la Edad Moderna: la representación, dentro del retrato, de los distintos Príncipes y Princesas de Asturias, así como de Reyes de España, por algunos de los pintores más destacados.

Cinco de las obras expuestas pertenecen al Museo Nacional del Prado y cuatro al Museo de Bellas Artes de Asturias. Alonso Sánchez Coello, el taller de Velázquez, Juan Carreño de Miranda, Miguel Jacinto Meléndez, Jean Ranc, Henri Antoine Favanne, Anton Raphael Mengs y un anónimo italiano son los nombres presentes en la muestra.

Con motivo de la exposición será editado un catálogo con textos y fichas a cargo de los conservadores del Museo del Prado Javier Portús, Manuela Mena, Leticia Azcue y Juan José Luna, así como del Museo de Bellas Artes de Asturias, Gabino Busto Hevia.

 

 

logos-exposicion

 

 

 

El príncipe Baltasar Carlos (c. 1635), Velázquez y taller. Museo Nacional del Prado

El príncipe Baltasar Carlos (c. 1635), Velázquez y taller. Museo Nacional del Prado.

María Luisa de Parma, Princesa de Asturias (c. 1765), Anton Rafael Mengs. Museo Nacional del Prado

María Luisa de Parma, Princesa de Asturias (c. 1765), Anton Raphael Mengs. Museo Nacional del Prado.