PROGRAMA LA OBRA INVITADA: JEAN-BAPTISTE MONNOYER

El programa La Obra invitada tiene como objeto enriquecer la colección del Museo de Bellas Artes de Asturias con destacadas obras procedentes de coleccionistas particulares o de otras instituciones nacionales e internacionales durante un periodo aproximado de tres meses que, además, contribuyan a reforzar el discurso de la exposición permanente.

En esta ocasión, el programa estará protagonizado por dos obras de Jean-Baptiste Monnoyer (Lille, 1636-Londres, 1699) procedentes de la Colección Carmen Thyssen (Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid); autor ausente en la colección de la pinacoteca regional del que se expondrá dos hermosos floreros del siglo XVII que harán las delicias de los amantes del género.

Jean-Baptiste Monnoyer fue uno de los más destacados pintores de flores franceses del periodo barroco. En su hacer, pintó floreros de los más diversos estilos: desde complejas composiciones florares hasta otras protagonizadas por una única ramita en flor.  A este respecto, el Museo de Bellas Artes de Asturias presentará a este creador a través de una exquisita pareja de floreros que el creador trabajó a pequeña de escala de forma íntima y minuciosa en las que sobresale la delicadeza y elegancia de su estilo.

Ramo compuesto por anémonas-coronarias

Ramo compuesto por anémonas-coronarias, rosas de York y Lancaster, junquillos, un jacinto, un tulipán y orejas de oso, atado con un lazo azul, s.f., de Jean-Baptiste Monnoyer. ©Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza.

Ramo compuesto por manzanilla

Ramo compuesto por manzanilla, rosas francesas, flor de azahar y claveles, atado con un lazo azul, s.f., de Jean-Baptiste Monnoyer. ©Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza.

LUIS FERNÁNDEZ

El Museo de Bellas Artes de Asturias y la Fundación María Cristina Masaveu Peterson han organizado una gran exposición antológica dedicada a uno de los artistas españoles más singulares y, sin duda, relevantes de la pasada centuria: Luis Fernández (Oviedo, 1900 – París, 1973).

Luis Fernández es uno de los creadores más destacados del siglo XX. Desde 1924, momento en el que se trasladó a París, Fernández se codeó con lo más granado de las vanguardias europeas, participando en varios movimientos como la abstracción y el surrealismo. A partir de la década de los años cincuenta, este creador tan singular alcanzó su etapa de madurez, caracterizada por una peculiar y muy personal figuración, totalmente apartada de las principales corrientes artísticas de la época.

La muestra, comisariada por Alfonso Palacio, reúne en Asturias 146 obras que recorren los principales años de producción de Fernández, de 1915 a 1973, desplegando con ello una visión completa y exhaustiva de todas sus etapas.

Además de las obras procedentes de colecciones públicas y privadas españolas, francesas y americanas, la exposición se completa con abundante documentación personal del artista, cartas, buena parte de los libros que componían su biblioteca, fotografías procedentes de sus archivos, manuscritos inéditos, así como distintos y variados útiles de trabajo.

La exposición del Museo de Bellas Artes de Asturias contará, además, con una sección dedicada al estudio del pintor así como con la proyección del documental que Frédéric Czarnès realizó en 1972 con motivo de la muestra retrospectiva celebrada en París entre el 28 de abril y el 26 de mayo del citado año.

Luis Fernández, que ya ha podido disfrutarse en la sede de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson en Madrid, llega acompañada de la publicación de un catálogo y con el objetivo de profundizar en el conocimiento de este extraordinario artista al mismo tiempo que pretende acercarlo al gran público con algunas de sus obras maestras.

Museo de Bellas Artes de Asturias y Fundación María Cristina Masaveu Peterson agradecen su generosidad a todos los prestadores a la hora de ceder sus obras para este proyecto. De entre ellos, han sido especialmente relevantes la familia del artista y la Fundación Telefónica, entidad prestadora de 19 obras, y una de las primeras en recuperar la figura del artista en nuestro país a finales del siglo pasado.

 

 

MBBAA LuisFernandez 001 en baja

MBBAA LuisFernandez 022

MBBAA LuisFernandez 099

MBBAA LuisFernandez 136

MUSEO DE BELLAS ARTES DE ASTURIAS. ÚLTIMOS INGRESOS DE ARTE CONTEMPORÁNEO ASTURIANO (2022-2023)

La exposición Museo de Bellas Artes de Asturias. Últimos ingresos de arte contemporáneo asturiano (2022-2023) permite ver por primera vez una selección de las obras que la institución ha incorporado en los dos últimos años a su colección, en su misión de conservar y difundir la creación más reciente de la región. Para el cumplimiento de este objetivo, el Museo ha programado varias exposiciones de sus fondos en diferentes lugares del territorio asturiano, entre las que se sitúa esta muestra, organizada en colaboración con el Valey Centro Cultural (Piedras Blancas), y concebida como continuación de la que ya se realizó en sus salas en 2021, Museo de Bellas Artes de Asturias. Últimas adquisiciones de arte contemporáneo asturiano (2013-2020) más una donación.

Participan en la exposición un total de 25 artistas originarios de Asturias y/o residentes en la región, nacidos entre las décadas de 1940 y 1990, si bien sobresalen en número los procedentes de los años 60 y 70, hoy en plena actividad profesional. El listado de autores lo conforman Armando Pedrosa (Oviedo, 1941), María Braña (Teverga, 1950), Manuel Cimadevilla (Oviedo, 1956), Avelino Mallo (Langreo, 1956), María Jesús Rodríguez (Oviedo, 1959), María Cueto (Avilés, 1960), Alberto Ámez (Gijón, 1963), Ramón Isidoro (Valencia de Don Juan, León, 1964), Covadonga Valdés Moré (Gijón, 1966), Pablo Armesto (Schaffhausen, Suiza, 1970), Jacobo de la Peña, Israel (La Coruña, 1974), Iván Quesada (Oviedo, 1975), Javier Soto (Sant Gallen, Suiza, 1975), Kiko Miyares (Llanes, 1977), Jezabel Rodríguez (Oviedo, 1977), Irma Álvarez-Laviada (Gijón, 1978), Kela Coto (Gijón, 1979), Elena Rato (Oviedo, 1979), Iván Baizán (Oviedo, 1980), Jorge Nava (Gijón, 1980), Helena Toraño (Llanes, 1984), Juan Falcón (Oviedo, 1985), Rodrigo Martín (Langreo, 1986), María Peña (Oviedo, 1989) y Elisa Cuesta (Soto del Barco, 1992).

Las obras que ahora se muestran ingresaron en el centro atendiendo a dos criterios principales: la incorporación de artistas hasta el momento ausentes o escasamente representados en la colección del Museo; y la conservación de un testimonio de los diferentes proyectos específicos realizados en el centro en 2022 y 2023, de los que se exponen Armando Pedrosa, Pablo Armesto e Irma Álvarez-Laviada. La mayoría de estos ingresos llegaron al Museo en forma de adquisición, si bien tres de ellos se han incorporado gracias a sendas donaciones de la Asociación de Amigos del Museo de Bellas Artes de Asturias, correspondientes a las piezas de Jezabel Rodríguez, Rodrigo Martín y Elisa Cuesta.

La exposición conjunta de estas creaciones, tan diversas en técnica y temática, ofrece un reflejo o instantánea del eclecticismo que caracteriza al arte asturiano más reciente, pues todas ellas –a excepción de la de Covadonga Valdés Moré– fueron ejecutadas en la última década.

La muestra podrá visitarse en las salas del Valey Centro Cultural de Castrillón, en Piedras Blancas, desde el 12 de abril hasta el 22 de junio de 2024.

LUIS FERNÁNDEZ Y EL DIBUJO

Luis Fernández (Oviedo, 1900-París, 1973) es uno de los artistas españoles más importantes del siglo XX. Con motivo del cincuenta aniversario de su fallecimiento, acontecido precisamente el 25 de octubre de 1973, el Museo de Bellas Artes de Asturias organiza una pequeña pero selecta exposición dedicada a una de las facetas más importantes de su producción: el dibujo.

Para ello, sirviéndose de los incomparables fondos artísticos, documentales y personales que atesora la pinacoteca regional, la muestra comisariada por Alfonso Palacio contará con 15 dibujos de Luis Fernández, todos ellos pertenecientes a las colecciones del Museo de Bellas Artes de Asturias, que abarcan los años 1928 a 1973.  A través de ellos, el visitante será conocer de la importancia de esta técnica en todas las etapas por las que discurrió la obra de Luis Fernández: abstracta, surrealista, picassiana, postcubista, de madurez y última.

Todos ellos adoptan la forma de dibujos sobre papel o calcos, bien como proyectos o procesos para obras definitivas la mayoría o bien como entidades autónomas otros, perteneciendo además una parte de los mismos a algunas de las series más importantes que realizó su autor entre los años 1952 y 1970, como son las dedicadas a los cráneos, bueyes en el establo, conejos, un barco encallado, caballos, un vaso con un trozo de pan y dos palomas.

La exposición, ubicada en la sala 22 -espacio que habitualmente se le viene dedicando a este creador desde el año 2015-, pretende dar muestra de la extraordinaria talla alcanzada por Fernández dentro del arte español e internacional del siglo XX.

 

Luis Hernando Fotografía y Creación Audiovisual

Vista de la exposición Luis Fernández y el dibujo

PROGRAMA LA OBRA INVITADA: MIQUEL BARCELÓ

El programa La Obra invitada tiene como finalidad el enriquecer la colección del Museo de Bellas Artes de Asturias con destacadas obras procedentes de coleccionistas particulares en algunas ocasiones, o bien de instituciones nacionales e internacionales que durante un periodo aproximado de tres meses nos permiten reforzar el discurso de la exposición permanente.

El programa con el que iniciamos 2024 estará protagonizado por una impresionante obra de Miquel Barceló (Felanixt, Mallorca, 1957) titulada Hiperbòlic. La pintura, realizada en el año 2018 por el artista mallorquín, procede de su propia colección. De ahí la importancia y significación dentro de nuestro programa.

Se trata de una obra en la que el mar es el protagonista absoluto: un mar agitado y sublime sobre el que se representa una barca o patera con seres humanos tratados a la manera de espectros en su interior. Un tema del que se desprende la impresión y en ocasiones conmoción que le produjo a Barceló la transformación de ese Mediterráneo, para él tan conocido, en un auténtico cementerio de la Humanidad, al ser el canal por el que muchos migrantes procedentes de África intentaron llegar a las costas europeas de forma trágica.

La obra podrá disfrutarse en la sala 27 del Edificio Ampliación desde el 31 de enero hasta el 28 de abril.

PINCELES LLENOS DE SOL. FONDOS DE SOROLLA EN EL MUSEO DE BELLAS ARTES DE ASTURIAS

Pinceles llenos de sol. Fondos de Sorolla en el Museo de Bellas Artes de Asturias, nace con el deseo de conmemorar el 100 aniversario de la muerte de Joaquín Sorolla y Bastida (Valencia, 1863-Cercedilla, Madrid, 1923), uno de los más célebres pintores de la historia del arte español.

Este acontecimiento nos ofrece la oportunidad de exponer, por primera vez en el Museo de Bellas Artes de Asturias y de forma íntegra, el importante conjunto que del pintor valenciano atesora esta institución. Un total de catorce pinturas que, sin duda, constituyen uno de los patrimonios culturales asturianos de mayor alcance internacional.

Trece de estas obras, entre las que figuran creaciones icónicas como Preparación de la pasa (Transportando la uva. Jávea) y Corriendo por la playa. Valencia, proceden de la colección que Pedro Masaveu reunió en la década de 1970 y que, tras su fallecimiento, conformaron el lote que recibió la Administración del Principado de Asturias como dación en pago de los derechos de impuestos sucesorios y que, desde 1994, quedó adscrita al museo asturiano. A ellas se suma la obra titulada El xatín, otro extraordinario cuadro del pintor levantino que ingresó en la pinacoteca en 1997 gracias al depósito del coleccionista Juan Antonio Pérez Simón.

Los fondos que ahora se revisan y muestran al completo con específica museografía, constituyen un compendio que, en su número y excelencia, resulta imprescindible para conocer el arte de Joaquín Sorolla, al igual que el desarrollo de la tendencia luminista en España, orientación pictórica de la que el artista fue su mayor y más señalado representante.

logos-museo

 

Luis Hernando Fotografía y Creación Audiovisual

Vista de la exposición Pinceles llenos de sol. Fondos de Sorolla en el Museo de Bellas Artes de Asturias

 

Luis Hernando Fotografía y Creación Audiovisual

Vista de la exposición Pinceles llenos de sol. Fondos de Sorolla en el Museo de Bellas Artes de Asturias

IRMA ÁLVAREZ-LAVIADA. AQUÍ NO HAY NADA QUE MIRAR

De la mano de Irma Álvarez-Laviada estableceremos una relación singular con el Museo de Bellas Artes de Asturias. Al visitar su exposición nos invadirá el deseo de conocer sus entrañas imaginando escenas articuladas por la música de sus silencios. Estas evocaciones de su grandeza interna -actualmente en fase de transformación- alargarán la experiencia más allá de los pasos andados. La capacidad de la artista de dar la vuelta a las apariencias, elevándolas a estatus hasta el momento no percibidos, nos permitirá valorar si la creación artística actual o pasada se ve modificada por estar dentro o fuera de las salas visitadas.

Ahondando en la dualidad de significantes y significados, con los que Irma entrecruza los ingredientes de la exposición que nos ocupa, las dos grandes piezas de material ‘crudo’ mostradas -desprovistas de lo superfluo- volarán en la profundidad de las cabezas de quienes las vean hacía el título que Irma escoge para esta muestra: ‘Aquí no hay nada que mirar’, frase de Marie Helene -mujer del amigo de Firedrich, Gerhard von Kügelgen- referida a la pintura ‘Monje a la orilla del mar’. Veremos si el itinerario por el Bellas Artes deja la mente paseante colgada de la ensoñación de las calladas notas que sugieren, entre otras, sus pinturas, esas cuya esencia puede que esté atrapada en la intimidad de los austeros volúmenes cobijados en el ámbito de esta exposición. La esencialidad del trabajo de Irma en el Bellas Artes no queda tan alejada de la aparente nada pictórica de artistas precedentes, ni de la necesidad de escalar fuera de los límites horizontales y verticales, tanto bidimensionales como tridimensionales, de otros.

‘En el espacio la línea es una forma más, que solo es límite o frontera cuando se quiere que lo sea, porque la línea es el tramo, el umbral, el tránsito hacia lo otro, lo nuevo, lo desconocido”. Sirva de cierre esta frase de 1995 de Pablo Palazuelo. *

* (La visión-El tiempo. En Palazuelo. Madrid, Valencia: MNCARS, IVAM, P. 18).

 

 

Laura Gutiérrez

Comisaria de la exposición

 

DSCF4789

 

DSCF4817

ANTONIO SUÁREZ. LA LÍRICA DEL INFORMALISMO

En 2023 se conmemora el aniversario del nacimiento y el fallecimiento del artista gijonés Antonio Suárez (1923 – 2013). El Museo de Bellas Artes de Asturias celebra esta doble efeméride con una exposición que pretende subrayar la relevancia de su contribución tanto al informalismo español como al arte asturiano del siglo XX.

Esta muestra se centra en la pintura sobre lienzo y sobre papel de Antonio Suárez, obviando su aportación a las artes aplicadas a la arquitectura. El ámbito temporal que abarca la exposición comienza a finales de la década de 1940 y termina en 1965. Además de las obras conservadas en el Museo de Bellas Artes de Asturias, la exposición cuenta con las aportaciones de otros museos e instituciones españoles cuyas colecciones guardan lienzos del pintor asturiano, como el Fundación Azcona, la Fundación Juan March o el Museo Casa Natal de Jovellanos. También debe destacarse la inestimable contribución de la familia del artista, así como la de los coleccionistas particulares, ayudando a enriquecer el discurso expositivo.

Esta selección se basa en la extraordinaria calidad que la obra de Antonio Suárez alcanzó en la primera mitad del decenio de 1960, dando además a conocer su desarrollo desde sus inicios autodidactas hasta llegar a ese momento de plenitud artística. Estará presente, también, la importancia que ejerció en el inicio de su trayectoria pictórica la figura y la obra de Evaristo Valle, tanto en los motivos como en la técnica. Por otra parte, la riqueza de su producción informalista mostrará su aportación a El Paso, del que fue miembro fundador. Además, en esta etapa de su trayectoria, especialmente fecunda tras su salida de ese grupo artístico, puede apreciarse una visión propia de la abstracción con un componente lírico y experimental muy acusado en la factura y en el color.

Por tanto, con esta exposición el Museo de Bellas Artes de Asturias quiere contribuir al conocimiento de una figura clave del arte asturiano del siglo XX.

 

 

 

Luis Hernando Fotografía y Creación Audiovisual

Vista de la exposición Antonio Suárez. La lírica del informalismo

Luis Hernando Fotografía y Creación Audiovisual

Vista de la exposición Antonio Suárez. La lírica del informalismo

 

RETRATO DE PICASSO, POR JUAN GRIS

La edición del programa La Obra invitada del segundo cuatrimestre de 2023 se dedica a Retrato de Picasso, grabado en el que Juan Gris (Madrid, 1887 – Boulogne-sur-Seine, 1927) reprodujo su reconocida obra homónima de 1912: el retrato que pinta de su admirado colega –a quien conoce en París en 1906– conservado actualmente en The Art Institute of Chicago. Este retrato simboliza la relevancia de Gris en el movimiento cubista, ya que, además de homenajear a Picasso, líder del mismo, su factura según los parámetros del cubismo analítico demuestra la estricta militancia del artista en esta vanguardia y su consolidación, en esas fechas, como una de sus principales figuras.

La trascendencia de esta obra se puso nuevamente de manifiesto al ser el motivo elegido para representar a Gris en la reedición ilustrada de Du Cubisme de 1947, libro esencial en el planteamiento teórico del cubismo. Junto a otras diez estampas de los más destacados artistas vinculados a esta vanguardia –entre ellos Picasso– se incluyó en esta publicación la reproducción al aguafuerte y punta seca que Gris había realizado en la década de 1920 del célebre retrato.

La muestra de este ejemplar de Retrato de Picasso, procedente de una colección particular, se ha concebido a modo de diálogo con Un país superpoblado. Estampas de Picasso. Ambas exposiciones forman parte de las acciones programadas por el Museo de Bellas Artes de Asturias para sumarse a la conmemoración del 50.º aniversario del fallecimiento de Picasso.

La Obra invitada podrá visitarse en la Sala 11 de la Casa de Oviedo-Portal desde el 1 de junio hasta el 12 de noviembre de 2023.

Juan Gris, Retrato de Picasso (1947). Colección particular.

Juan Gris, Retrato de Picasso (1947). Colección particular.

Downloads

UN PAÍS SUPERPOBLADO. ESTAMPAS DE PICASSO

La exposición Un país superpoblado. Estampas de Picasso propone un selecto recorrido por la obra gráfica de uno de los grandes genios de la historia del arte y, en particular, de la historia del grabado occidental. En una producción inconmensurable como la de Pablo Picasso (Málaga, 1881 – Mougins, 1973), el trabajo que durante toda su vida desarrolló en el medio gráfico constituye un verdadero paradigma de sus intereses estéticos, que plasmó con singular vehemencia y precisión, y de su virtuosismo técnico, patente en la investigación de las posibilidades expresivas de los diversos procedimientos de estampación.

Las 22 estampas que conforman la muestra –procedentes en su mayoría de colecciones particulares– ofrecen una visión evolutiva del Picasso grabador que abarca desde sus inicios en este medio hasta sus últimas estampas. Dentro de esta selección sobresalen obras procedentes de los principales conjuntos gráficos del artista, como la Suite Vollard (1930-1937), la Suite 347 (1968) y la Suite 156 (1970-1972).

Con esta exposición el Museo de Bellas Artes de Asturias se suma a la conmemoración del 50.º aniversario del fallecimiento de Picasso.

Un país superpoblado. Estampas de Picasso podrá visitarse en las Salas 10 y 11 de la Casa de Oviedo-Portal desde el 1 de junio hasta el 12 de noviembre de 2023.

Pablo Picasso, Pintor y modelo tejiendo (1931). Colección particular.

Pablo Picasso, Pintor y modelo tejiendo (1931). Colección particular.