Todas las actividades

edipo-rey-pelicula

ciclos de cine

Edipo Rey (Pier Paolo Pasolini, 1967). V.O.S.

Diálogos entre el cine y la pintura (XI) - Arte y Mito

16 de mayo de 2018, 18:00

Título original: Edipo Re | Año: 1967| Duración: 105 min. |País: Italia, Marruecos | Director: Pier Paolo Pasolini | Guión: Pier Paolo Pasolini (adaptación de la obra de Sófocles)| Producción: Alfredo Bini | Fotografía: Guiseppe Ruzzolini | Reparto: Silvana Mangano, Franco Citti, Alida Valli, Carmelo Bene, Julian Beck, Luciano Bartoli, Ahmed Belhachmi, Pier Paolo Pasolini, Giandomenico Davoli, Ninetto Davoli

 

Sinopsis: En la Italia de los años 20 nace un niño llamado Edipo, dentro del seno de una familia burguesa. La acción se traslada entonces a la antigua Grecia, los reyes de Tebas; Layos y Yocasta, tienen un bebé cuyo destino ha sido anunciado por el Oráculo. La criatura matará a su padre y se casará con su madre, por este motivo el recién nacido es condenado a morir. El niño se salva y años más tarde, desconociendo su trágico destino, regresa a Tebas.

El guion de la película está enteramente tomado de la tragedia de Sófocles, aunque el hecho de pensarla de otra manera, la convierte en una obra muy diferente. Pasolini reescribe la tragedia de Sófocles e introduce elementos de su propia biografía. Podemos diferenciar tres partes conectadas entre sí. La primera es la manifestación de las teorías freudianas y el Complejo de Edipo, una segunda parte que recrea la adaptación de la tragedia de Sófocles y una última parte que nos devuelve a la época actual para mostrarnos el final de Edipo. Para el cineasta el mito es una forma de cine de poesía, opuesta claramente a Hollywood, que ha terminado con el potencial subversivo del cine mediante la institucionalización de ciertas convenciones narrativas. El estilo de Pasolini se acerca al mito con una puesta en escena parca en diálogos y sonidos, cercana a lo onírico, a lo subjetivo, con frecuentes miradas a cámara de los intérpretes. El empleo de intertítulos que recuerdan al cine mudo, subraya en cierta manera el primitivismo de la apuesta.